Crónica personal

Pilar / cernuda /

El disparate de Artur Mas

VA perdiendo la sensatez a medida que transcurren los años, cuanto más yerra más se empecina en el error. No escarmentó con el pésimo resultado obtenido en las urnas tras adelantar elecciones para intentar la mayoría absoluta y se quedó con muchos menos escaños que los que tenía, tampoco escarmentó cuando la llamada consulta ilegal demostró que los independentistas apenas superaban el 30% del censo, ni cuando en las pasadas elecciones municipales perdió tanto que incluso una recién llegada a la política, representante destacada de la demagogia y la insumisión, y muy alejada del señorío y la cultura del pueblo catalán, se hizo nada menos que con la alcaldía de Barcelona. Si alguien merece un premio al disparate, ese es Artur Mas, que además de demostrar su escasa visión política, no hay día que no tome una decisión que perjudica gravemente a la mayoría de los catalanes.

Defendía una lista unitaria con un Junqueras que no la quería ni de broma, y finalmente han elaborado una que provoca risa si no fuera porque al conocerla dan ganas de llorar. Mas y Junqueras no la encabezan, aunque el actual presidente ha dejado bien claro que si gana esa lista él seguirá al frente del Gobierno.

Tan poco seguro está de su "tirón" que ha puesto de número uno a un ex eurodiputado de Izquierda Unida, seguido de dos mujeres que representan el independentismo claro unido a una ideología radicalizada cercana a la que defiende Podemos, que se declara no independentista. Mas cree que puede arañar votos a Podemos y afines con Forcadell y Casals, voces habituales en las tertulias televisivas en las que se va de bronca y de circo. Al menos no ha incluido en la lista a la monja Forcades, que ha creado una plataforma propia.

Cataluña no se merece esos políticos que juegan con la legalidad, ponen en cuestión la Constitución, buscan la confrontación con el resto de España con mensajes falsos y, sin embargo, bien que ponen la mano para que el Gobierno de España financie todo lo que se les antoje. Cataluña no merece un gobernante que mantiene un proyecto que, se ha visto, no respalda ni siquiera la mitad de los habitantes de esa región, y que busca socios que no tienen nada que ver con lo que ha defendido históricamente su partido e incluso él mismo antes de ser presidente de la Generalitat, cuando se sintió iluminado por no se sabe quién.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios