Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La diva y el gay

NADA le gusta más a un gay que una diva y, al contrario, nada es más necesario para una diva que tener un grupo de mariquitas -sin ofender a nadie- alrededor. Siempre ha sido así y, es probable, así por siempre será. Desde Cleopatra a Sissi Emperatriz, desde Marlene Dietrich a Penélope Cruz, desde María Callas a Rocío Jurado, todas pueden presumir de un entorno con más plumerío que el vestuario de una revista de Lina Morgan. En el caso de Mónica Naranjo no sólo no es una excepción sino que, precisamente gracias a los homosexuales, la artista logró llegar a lo más alto donde, salvada de ser devorada por las fauces de la fama -gracias a un retiro que, durante siete años, la ha mantenido alejada del mundanal ruido-, sigue instalada hoy día. Basta con contemplar la expectación despertada por su disco, Tarántula, y por la gira que, esta noche, la trae a Málaga en el que es su único concierto previsto este verano para una capital andaluza. Se celebrará en la Playa de la Cizaña y, como público -volvemos a lo mismo-, miles y miles de admiradores del colectivo de la bandera del arcoiris que, desde ayer jueves y hasta el domingo, disfrutan del internacionalmente conocido Festival Freedom (en otra ocasión les explico en qué consiste esto). Así que, igual que en una especie de procesión, hasta allí me marcho cual penitente, dispuesto a soportar el sudor y la histeria colectiva, para comprobar tanto la evolución de la artista en este tiempo como, sobre todo, si su puesta en escena -según me ha parecido en algunas imágenes previas-, es tan similar a las que suele utilizar otra divina: la soprano inglesa Sarah Brightman. A ambas, colgadas de arneses cual ángeles de la música, les ha dado por cantar volando de lado a lado del escenario, satisfaciendo a una audiencia que, embaucada por dicha ensoñación, se evade de la que suele ser una difícil realidad. Luciendo maquillaje "hasta en el corazón", según reclama la Pantera de Figueras en uno de sus más famosos temas, sólo queda sobrevivir recordando que, la victoria, es de quienes nunca se dan por vencidos. Ténganlo en cuenta..

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios