La ventana

Luis Carlos Peris

La diversión, también incentivada

SUBSIDIADOS hasta las cejas en esta Andalucía nuestra, el colmo de la subvención nos la da en bandeja el Ayuntamiento de Gines. Que ha dicho el alcalde que todo el que participe en la peregrinación al Rocío con una carreta propia recibirá 600 hermosos euros, 600, del erario público. Todo sea por el fomento de la principal tradición de Gines, la de ir a postrarse ante la Blanca Paloma en esos días que le llaman de Pentecostés y tal. En la barahúnda de subvenciones que reglan la vida andaluza, esta idea de Gines parece, como poco, pintoresca, ciertamente singular y huérfana de antecedentes. Como si en los pueblos del Aljarafe se necesitase la incentivación para que el pueblo se quede desierto; y en Gines, menos todavía que en los demás, pues no hay un pueblo aljarafeño que se dé más prisas en ponerse en camino hacia la Aldea. Sólo faltaba que nos tocasen las palmas de la subvención para arrancarnos a bailar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios