El mentidero

José Joaquín León

El doble filo del 'famoseo'

PARA el Carnaval de Cádiz la presencia de la chirigota galáctica de Los pre-paraos es como un arma de doble filo, en un ambiente donde siempre hay armamento afilado, en las coplas y en lo que se dice por lo bajini. En la madrugada de ayer se volvió a ver. Había una expectación inusitada. En el escenario estaban César Cadaval, Monchi, José Manuel Soto y demás, pero en el tetaro, como espectadores, estaban entre otros la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, que selecciona muy bien sus presencias en un concurso tan largo, el presidente del Sevilla, José María del Nido, y hasta una representación de la plantilla del Cádiz, encabezada por Diego Tristán. Aguantaron el tirón hasta cerca de las tres de la madrugada, una hora en la que los niños buenos están durmiendo, pero los chirigoteros no.

A los efectos clasificatorios de la chirigota de Los pre-paraos, este revuelo que la rodea desde la primera actuación le viene bien y mal. Bien porque es un activo inesperado para el concurso, un reclamo publicitario añadido a un Carnaval que ya tiene fama en toda Andalucía, gran parte de España y un trocito de la Humanidad. Pero les viene mal porque generan envidias en algunos de los competidores, y eso se puede pagar caro en el Carnaval. Las impresiones más fiables apuntan que la chirigota galáctica sevillana tiene un pie y medio en las semifinales, pero será muy difícil que pasen a la gran final. Y hasta da la impresión de que ellos mismos lo tienen asumido, sin mayores complicaciones. Siempre dijeron que no era ese su objetivo, aunque no lo pareciera tras el pelotazo que dieron en su debut. El problema de esta chirigota no es su origen sevillano, no es eso, sino que eran famosos antes de venir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios