desde mi córner

Luis Carlos Peris

Un duelo muy venido a menos

Colisionan en Nervión dos rivales que lucharon por lo mejor hasta hace nada y que hoy andan en tribulaciones

SUELE acarrear buenas vibraciones cada choque con el Villarreal y en el de hoy no debería cambiarse la norma, ya que, por si fuera poco, llega a Nervión el Villarreal más dubitativo de la contemporaneidad. Pero dejemos al otrora Submarino Amarillo en paz y circunscribámonos a un Sevilla que cuenta con lo más granado más la vuelta de un descartado que retorna como alternativa a Martín Cáceres. Y en el corazón de novedades tan principales como Palop en el banco y Kanoute en la hierba, creo, la constatación de que Reyes será de la partida para que de una vez por todas se quiebre una racha tan funesta como larga.

Y llega este Sevilla-Villarreal como epílogo de una semana que tuvo como salsa principal unas pelillerías entre el entrenador y el futbolista más importante que, como no podía ser de otra manera, fueron desmentidas de inmediato. Un desmentido con unos argumentos que se creyeron los que quisieron y que otros no se tragaron porque los precedentes del mismo así lo aconsejaban. Pero vayamos al pleito que abre la tarde en el insólito frío siberiano de Nervión y nos estalla en la cara que se trata de dos escuadras venidas a menos. Sorprendentemente venido a menos el Sevilla y lógico lo de un Villarreal que optó por hacer caja sin contar con que hay lesiones.

Pasa, entonces, que se anuncia un partido entrambos rivales con poco que ver con la importancia por arriba que tuvieron hasta ayer de mañana. Lo de hoy es una colisión preñada de urgencias de distintos signo y que están muy alejadas de los objetivos mutuos. El Sevilla se ha quedado excesivamente alejado del suyo de Champions y el Villarreal no sólo ve muy lejana esa competición que disputó este mismo curso sino que se ha enquistado en la zona del vértigo que supone estar en el abismo. Cartel, por tanto, que ha sido de lujo en estos últimos años y que hoy aparece asaz devaluado y con alguna cabeza oliendo a pólvora que hasta apesta.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios