Crónica personal

Pilar Cernuda

El ecuador

ECUADOR de la campaña. El punto medio, el que da inicio a la recta final que concluirá a las doce de la noche del viernes con los mítines de cierre, la fanfarria y las fanfarronadas, porque todos se sienten públicamente ganadores, van a conseguir más escaños que nunca y la participación va a ser espectacular. Eso dicen, pero la verdad es tozuda y en lo único en que hay coincidencia es en la valoración que se hace de esta campaña: mediocre, poco imaginativa, burda, de las peores que se conocen. Rara.

Tiene más culpa el PSOE, no sólo porque es el partido que gobierna, sino porque se ha presentado con una arrogancia verdaderamente irritante; además molesta, ya que considera a los ciudadanos bobos de solemnidad. Bobos que creen a pies juntillas lo que les cuentan, como por ejemplo que la derecha, y por tanto el PP, es la culpable de la crisis económica, que es racista, xenófoba y pretende reducir las pensiones y las prestaciones sociales. Pero el PP en esta ocasión no ha dado la talla: ni ha sabido defenderse de los mensajes simplistas del PSOE ni ha sido capaz de transmitir mensajes ilusionantes ni se ha defendido con eficacia de las acusaciones de corrupción del caso Gürtel, y ha sido la justicia la que les ha echado una mano con el archivo de las causas emprendidas por los socialistas contra el vicepresidente canario. Pero la campaña es plana, Mayor Oreja suena a antiguo y si algo "vende" el PP es que los fallos del PSOE son tan descomunales que con quedarse cruzados de brazos los populares tienen casi todo el trabajo hecho. Porque la historia del Falcon de Zapatero no es de recibo, como tampoco es de recibo el trato de favor a la empresa apoderada por la hija de Chaves. Y por supuesto no es de recibo que falseen las cifras económicas y que alienten falsas expectativas de brotes verdes.

Llamazares, en cambio, no lo está haciendo mal, por lo menos hay coherencia en su mensaje y no ha entrado al trapo del insulto y la descalificación. En cuanto a los nacionalistas, saben que no pueden aspirar a más de lo que ya tienen y no han sacado demasiado los pies del plato. Y está ahí la presencia incomprensible de Iniciativa Internacionalista, que han metido un gol al Constitucional, lo que estaba "cantado" para todo el mundo, excepto para los miembros del Alto Tribunal. Hay que reconocer que saben de estrategia política y de estrategia electoral. Llega la campaña al ecuador y todo es decepcionante. La chulería de Zapatero al insistir en utilizar el Falcon, la mentira al decir que lo hacían los presidentes anteriores y también al presentar al PP como un partido ultra; el conservadurismo exagerado de Mayor Oreja, los vídeos realizados por PSOE y PP para echar tierra sobre el adversario, que los mítines y debates se centren en cuestiones españolas menores en lugar de cuestiones europeas mayores... es cabreante. No nos merecemos ese espectáculo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios