editorial

La ejemplaridad de un Rey

EL mensaje de Nochebuena del Rey no fue una alocución más de don Juan Carlos. Centrado en la crisis económica y, en especial, en la peor de sus consecuencias, el paro, al que calificó de "moralmente inasumible", el Rey dio una muestra más de su ejemplaridad pública. No es causal que la fotografía que acompañase a don Juan Carlos durante su discurso fue la que se hizo días atrás durante la jura del nuevo presidente del Gobierno, donde se muestra flanqueado por José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, un símbolo de la unidad que solicitó al país para afrontar 2012, posiblemente el peor año de esta larga crisis. La Monarquía, vino a subrayar el Rey, estará a la altura de las circunstancias y solicitó el esfuerzo de todos para paliar las altas cifras de desempleo que sufre el país, una suerte de lacra para la que el Rey no se ahorró ningún calificativo por crudo que fuera. Acertó cuando aludió a las redes familiares que sostienen a los cinco millones de parados y al mantenimiento del Estado de bienestar como modo de justicia social. Y por eso, porque solicitó esfuerzos, no eludió el caso de Iñaki Urdangarín. Aunque sin citarlo explícitamente, y extensible a otras organizaciones públicas, el Rey admitió que la desconfianza de los ciudadanos se ha ido incrementado y que ello erosiona el prestigio de las instituciones. En efecto, la Monarquía incluida. Por eso nombró dos veces la palabra ejemplar, porque es la más alta institución del Estado la que debe distinguirse por la pulcritud de este concepto: la ejemplaridad. Es obvio, pero don Juan Carlos quiso subrayarlo: la Justicia es igual para todos. Ahora bien, solicitó de los españoles que no juzguen a instituciones completas por las actitudes ilegales o poco "éticas" de algunos de sus miembros. Quizás el del pasado 24 de diciembre fue uno de los discursos más personales del Rey, en el que aludió a su pasada enfermedad, y en el que mostró sus dos grandes preocupaciones: el futuro económico del país y el prestigio de las instituciones. Ejemplar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios