las dos orillas

José Joaquín León

Tres elecciones en un año

SEGUIMOS en campaña. Apenas han tomado posesión los alcaldes elegidos el 22-M, ya se habla de las elecciones generales. Se da por descontado que el Gobierno de Zapatero y Rubalcaba las convocará en noviembre. El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, lo desmintió ayer y dijo que trabajan para que las elecciones sean en la primavera de 2012. Pero, horas antes, el ex presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que suele decir lo que piensa (coincidente con lo que piensan muchos del PSOE) afirmó en Telecinco que "podría ser conveniente adelantar las elecciones". Eso significa que habrá adelanto. Barreda suele crear ambiente.

El expresidente castellano manchego, que perdió el sillón por un solo escaño ante María Dolores de Cospedal, recordó ayer un detalle obvio. Corresponde al presidente del Gobierno, cargo que todavía ostenta José Luis Rodríguez Zapatero, convocar las elecciones. No obstante, como el candidato no será él, sino Alfredo, se supone que tendrá algo que decir al respecto. No sería lógico que le coloquen las elecciones en una fecha que no sea de su agrado, tan sólo por un capricho de un señor que no se presenta. Siendo así, Zapatero convocará las elecciones cuando le diga Rubalcaba.

Al candidato del PSOE le interesará que las elecciones se fijen en otoño. Los socialistas ya han entendido el mensaje que recibieron el 22-M: el voto de castigo es por el paro, que es la cara más dura de la crisis. En noviembre, los datos del paro estarán favorecidos por los contratos temporales del verano. Ya se está creando la ilusión de que disminuyen los parados, y así seguirán en los próximos meses… hasta que llegue el otoño profundo. La EPA que se conocerá en octubre dirá que hay menos parados, mientras que la siguiente será desastrosa, probablemente.

Si Zapatero no quiere hundir a Alfredo, convocará las elecciones en noviembre. Sería lo más lógico. Barreda, que ejerce de muñidor del PSOE, va por delante de la cruz del paro, avisando. También Griñán se ha pronunciado. Ya dijo que, aunque se adelanten las elecciones generales, las autonómicas andaluzas seguirán en su fecha, en marzo de 2012. Esto también tiene su lógica, sólo por esta vez, en contra de lo que defendía Chaves. A Griñán no le interesa que la ola del cambio a favor del PP, previsible en unas elecciones generales, se lo lleve por delante, como un tsunami. Es posible que esta vez tenga más opciones en unas elecciones separadas. O no. La vida da muchas vueltas en cuatro meses.

Tres elecciones en un año y además varias acampadas urbanas, a modo de las que hacen en verano en Los Caños de Meca (Cádiz) o la Cala de San Pedro (Almería). Eso es lo que nos espera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios