La ciudad y los días

carlos / colón

De elefantes blancos

LA izquierda comunista otorga a Pilar Urbano una credibilidad que nadie podía sospechar en ellos. No sabía yo que los best-seller que aplican técnicas de la política ficción al periodismo de investigación tuvieran tanta influencia sobre la izquierda. No parecía que Pilar Urbano tuviera el perfil de una movilizadora de comunistas. No parece lógico que la izquierda más anticapitalista entre en la espiral de una brillantísima maniobra editorial que asegurará la venta de miles de ejemplares, porque tampoco parece casual que la entrevista en la que anunciaba la inmediata edición de su libro sobre el 23-F (que hoy llega a las librerías) se publicara una semana después del fallecimiento de Suárez. Pero así ha sucedido. Y conste que no estamos hablando de Judt o Hobsbawn, sino de ese tipo de libro reportaje -legítimo y muy entretenido, pero más ficción que historia- en el que se detallan con desconcertante minuciosidad situaciones y gestos, y se reproducen los diálogos dramatizándolos como si se tratara de una novela.

Ante la sorpresa de los anticuados que creen que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad, y que por ello la prueba la debe aportar quien denuncia, Cayo Lara, convertido en fan de Pilar Urbano y otorgándole una credibilidad que no puede sino sorprender en quien se supone formado en la historiografía científica marxista, ha advertido de la "gravedad" de lo dicho en la entrevista promocional del libro; y considera urgente que desde la Casa Real "se desmienta, si se puede, con explicaciones claras y concretas", lo que afirma Pilar Urbano. "La impunidad, si [lo publicado] es verdad, toca a su fin". Vale.

Desde el grupo parlamentario Izquierda Plural, en el que se integra IU, se ha dicho que quien "ha sido señalado, deber ser el más interesado" en "defenderse" de estas "acusaciones graves". Añadiendo que si alguien le acusara de haber sido el Elefante Blanco de un golpe de Estado, iría inmediatamente a poner una denuncia. Llamazares apuntilla: "¿Piensa el Gobierno exigir las responsabilidades que correspondan a cada uno de ellos?". Este "ellos" incluye, naturalmente, al Rey. Por lo visto hay quien quiere convertir a Pilar Urbano en el Ortega y Gasset de El error Berenguer para acelerar la llegada de la República cuya bandera, y no la constitucional, a diferencia de lo que hizo Carrillo, es la única que parece respetar esta tropa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios