Crónica personal

Pilar / Cernuda

El embajador

Zapatero se portó peor que mal con él pero finalmente se ha impuesto la profesionalidad y el prestigio de Jorge Dezcallar, uno de los miembros más destacados y brillantes de la carrera diplomática, y que va a ser designado nuevo embajador en Washington.

Zapatero se portó peor que mal porque, cuando accedió al Gobierno, desde sus filas, las socialistas, intentaron cubrir con un manto de sospecha el trabajo del CNI, entonces dirigido por Dezcallar, tras el atentado del 11-M.

El Gobierno ha elegido ahora a Dezcallar para la Embajada que se considera más importante, lo que es sin duda un reconocimiento a su trayectoria. A Jorge Dezcallar le corresponderá la tarea de llevar a buen puerto las relaciones con el país más poderoso del mundo, cuyo presidente actual ha intentado sistemáticamente ningunear al presidente español por una serie de gestos de antiamericanismo de Zapatero que evidentemente merecían respuesta contundente, aunque sin duda Bush ha prolongado excesivamente en el tiempo su antipatía por Zapatero, sin tener en cuenta que es el presidente de España, pero no es España.

En los últimos meses se han tendido puentes con McCain, Hillary y Obama intentando amarrar las cosas para el futuro, que finalmente pasará por McCain o por Obama. En los dos casos los miembros de sus equipos que se entrevistaron cn los interlocutores afirmaron que las relaciones serían muy distintas con la nueva administración.

Pero todo ello hay que armarlo, hay que abrir cauces ahora mismo cerrad, hay que tender redes, ampliar el círculo de personas con las que iniciar diálogo y sobre todo hilar muy fino para que las aguas vuelvan a su cauce sin nuevas interferencias ni problemas. Y esa labor le corresponderá a Jorge Dezcallar, experimentado, capaz, que conoce la política internacional como la palma de su mano, con importantes conexiones y que ha toreado toros muy difíciles.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios