La campana

José / Joaquín / León

El embrollo del Martes Santo

HOY es el día en que se aprobará oficialmente la nómina de la Semana Santa. Es curioso observar la evolución de los horarios e itinerarios. La supuesta conflictividad para organizar las jornadas cofradieras va cambiando casi misteriosamente. A veces da la impresión de que depende de quienes sean hermanos mayores y/o diputados mayores de gobierno. Pero también es cierto que influyen otros factores, entre ellos la incorporación de nuevas cofradías y la evolución de las existentes. Así ocurre que el Miércoles Santo era el día que hace 30 años tenía más dificultades, pero hoy es de los que cuenta con nueve cofradías sin ser de los más complicados (aunque fácil no hay ninguno). Por el contrario, va a más el embrollo del Martes Santo.

Este día tiene unos cruces en la salida de la Catedral y unos puntos negros conflictivos que complican la elaboración de la nómina, excepto que alguna cofradía renuncie a su orden de antigüedad. Este año la gran novedad es el cambio de itinerario de Santa Cruz, aunque no le guste al Cecop por el colapso que originará en la plaza de la Virgen de los Reyes. Santa Cruz pasará otra vez por la calle Francos para llegar a la Campana, evitando el rodeo por Castelar y Molviedro. También renuncia a pasar por la Alcazaba a la ida, aunque lo hará a la vuelta. Es curioso porque en otros tiempos hicieron lo contrario: renunciaron al retorno nocturno por la Alcazaba. Y también es opinable que prefiera meterse por Francos, aprovechando el momento Estudiantes a la salida de la Catedral; o lo que es lo mismo: irá desde Alemanes a Chapineros detrás de San Esteban y delante de San Benito, poniendo ahí un sándwich de ruán y esparto que ya veremos cómo resulta. Es cierto que por la calle Cuna irán más tranquilos.

La solución no parece que sea la definitiva. El Martes Santo aún se puede complicar más si la cofradía de El Cerro del Águila se sambenitiza, incluyendo en su cortejo un tercer paso con el Nazareno de la Humildad. Es un día delicado, con recorridos coincidentes. Cuenta con ocho cofradías, pero tendrían 18 pasos si entra otro (seis cofradías salen con dos pasos y además habría dos con tres pasos). Desde que San Benito incorporó al Cristo de la Sangre en 1967, cuando era hermano mayor Manolo Ponce, se ha sumado el paso de palio de Los Javieres y los dos (que podrían ser tres) de El Cerro. Y aún hay algunos que brujulean para incluir en este día a una novena cofradía de por ahí.

El tiempo y el espacio de Sevilla son finitos; o sea, que no se puede estirar como un chicle. Ninguna cofradía debe pensar sólo en sí misma, pues hay más en su día. Con el tiempo se adquiere antigüedad; y ya no se acuerdan de que, cuando se incorporaron, decían sí a todo para entrar. El embrollo del Martes Santo puede ser aún más complejo en próximos años.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios