PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El encuentro del punto final

EN el Hotel Abba Triana se reúnen hoy y mañana buen número de los antropólogos sociales y culturales que en España han estudiado los rasgos del campesinado y de las comunidades rurales. Con la coordinación de Salvador Rodríguez Becerra, darán vida a un libro colectivo sobre el campesino, arquetipo que consideran que ya no tiene rasgos diferenciados de otros habitantes del mundo rural. Como mano de obra y fuerza de producción se le ha transferido al apartado de productor agrario, cooperativista o pequeño empresario.

Hay enunciados de las ponencias que definen en corto los cambios: Del cateto y pueblerino a la ciudadanía; De jornaleros a subsidiados; De la familia numerosa a la parejita; Del puchero diario a la comida rápida y preparada; Del vestido de domingo a la informalidad de los vaqueros; Del no se puede al consumismo; Del trabajo de sol a sol a la imperiosa necesidad de vacaciones. Es evidente el cambio de proporciones históricas que ha tenido lugar en los pueblos durante el último tercio del siglo XX, pero no deben los antropólogos darle carpetazo a sus descendientes. Sobre todo ahora que han vuelto decenas de miles de sus habitantes tras acabar sus años dorados como jornaleros de la construcción, y coinciden en las calles con inmigrantes europeos, africanos y latinoamericanos que buscan un empleo; con los artífices de la agricultura ecológica y con quienes aplican esquemas de turismo de diseño a los alojamientos y actividades de ocio. Un revoltijo humano contradictorio que da para otro libro antropológico, pero en clave de presente y futuro de incertidumbres.

Los estudiosos no deben ir más allá de ponerle el punto final a unos modos y costumbres. Las personas que representan al territorio que ocupan van a seguir dando que hablar en la era de la globalización, por activa o por pasiva. No los podrán agrupar bajo un solo patrón. Y donde manda patrón no manda marinero (en tierra).

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios