La ciudad y los días

Carlos Colón

Con enemigos así...

CUANDO Zapatero llegó a la Moncloa, el 44,2 por ciento de los españoles creía que la economía iba bien, y el 11,8 por ciento lo contrario; hoy el 36 por ciento cree que va mal y el 19 por ciento que va bien. Cuando Zapatero llegó a La Moncloa, el 67,4 por ciento de los españoles creía que la situación económica mejoraría con su gestión; hoy la confianza económica es la más baja en los últimos doce años, el número de pesimistas dobla al de optimistas y en lo que va de legislatura aquella confianza inicial se ha desplomado en 25 puntos: el 34,7 por ciento de los españoles cree que la economía empeorará aún más en un año; el 36,7 por ciento, que la situación política es "mala" o "muy mala" y el 44,8 por ciento, que no variará (sólo 12,9 por ciento cree que mejorará, frente al 16,2 por ciento que cree que empeorará).

Si sumamos los dos datos negativos, el 60 por ciento de los españoles cree que las cosas seguirán igual de mal y muy mal o empeorarán, mientras que sólo el 12,9 por ciento cree que mejorarán. El terrorismo vuelve a ser el problema que más preocupa a los españoles y el fantasma del paro salta hasta alcanzar el segundo lugar en la lista de preocupaciones, mandando la vivienda al tercer lugar. Son datos del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizado entre el 18 y el 27 de diciembre pasados, hechos públicos anteayer.

Si no fuera porque los obispos le han dado un poco de vidilla, el PSOE lo tendría difícil en las próximas elecciones. "¡Martínez Camino ha logrado que vuelva a votar a Zapatero!", decía el otro día un amigo. Y era un amargo reproche dirigido al portavoz de la Conferencia Episcopal, como si le dijera: "Con lo tranquilo que estaba pensando abstenerme, ¿me vas a obligar a votar a ZP, alma mía?".

Si yo fuera Zapatero revisaría el Concordato para darle más dinero a la Iglesia, en vez de quitárselo. Y sólo con dos condiciones: que me criticaran lo más posible y que mantuvieran a Martínez Camino como portavoz. Una condena de los obispos dicha por su actual portavoz da más votos que muchas campañas publicitarias. Sólo lo de los 400 euros lo supera. ¿Se imaginan ustedes cuantas fuerzas decaídas tras esta pésima gestión -los peores datos en 12 años- se han vitaminado y supermineralizado tras la declaración de los obispos?

Puede que el comunicado episcopal refuerce al PP, pero es seguro que permitirá al PSOE llegar lo más alto que pueda hacerlo con la pesada carga del fracasado y megalómano candidato a la presidencia que presenta y la rémora de los pésimos datos que reflejan el creciente pesimismo de los españoles sobre su inmediato pasado, su presente y su futuro. Con enemigos así son seguras todas las victorias, pensará Rodríguez Zapatero.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios