la tribuna económica

Joaquín / Aurioles /

El enganche a la recuperación

EL turismo se perfila como el principal banderín de reenganche al crecimiento en Andalucía. Para otras actividades importantes las perspectivas siguen siendo negativas a corto plazo, por lo que el abandono de la crisis por parte del turismo constituye no sólo una magnífica noticia, sino también una oportunidad para que Andalucía aproveche la posición de privilegio que mantiene en este mercado, a pesar de que todavía son muchos los andaluces que desconfían del turismo como opción estratégica a largo plazo. Caracterizada a veces como actividad de servicios no avanzados, se descalifican sus reducidos, aunque discutibles, niveles de productividad y cualificación laboral. También se rechaza por su estacionalidad y por la inestabilidad del empleo que genera, así como el fuerte impacto ambiental del intensivo y desordenado crecimiento de los últimos años, pero es justo reconocer que se trata de la única actividad que siempre ha sabido estar a la altura de las circunstancias en los momentos de dificultad. Lo estuvo durante las crisis de los años 70 y 90, cuando por el camino fueron quedando las retóricas proclamas a favor de la industrialización o la innovación y algunas estrategias frustradas, como las de la modernización, y vuelve a estarlo en esta ocasión.

Las previsiones de la Consejería de Turismo apuntan un crecimiento entre 2,5 y 3% para el conjunto del año, algo inferior al esperado para el conjunto de las comunidades turísticas, debido al mayor peso del turismo nacional y a que la contención del gasto de los hogares está siendo más acusado en España que en el resto de Europa. También se trata de un dato que mejora las previsiones de comienzos del año, debido a que recoge una parte del importante desvío de tráfico que han provocado los acontecimientos en el norte de África. Esta circunstancia aconseja moderar el optimismo, sobre todo porque el nivel de gasto se mantiene reducido, especialmente entre los españoles, así como los precios y los márgenes empresariales.

La historia vuelve a repetirse y si la situación del sector es tan favorable como apuntaba el Sr. T. Rafai, Secretario General de la OMT, el pasado mes de mayo en Estambul, Andalucía vuelve a tener en el turismo una nueva oportunidad para engancharse a una de las actividades más dinámicas de los próximos años. También la tiene en la exportación, aunque con el hándicap de que no estamos entre las principales comunidades productoras de automóviles y bienes de equipo, que son los dos principales responsables de que las exportaciones hayan crecido un 18,5% durante los seis primeros meses del año y de que el déficit comercial se haya reducido en un 8,3%. Más oportunidades tenemos en la exportación de alimentos, que es el tercer capítulo en importancia y que ha crecido un 10,8% en lo que va de año. El sector agropecuario plantea similares problemas de impacto ambiental, estacionalidad o inestabilidad laboral que el turismo y puede que tampoco sea la opción preferida por muchos para formar la avanzadilla de la recuperación económica en Andalucía, pero desgraciadamente no se advierten muchas más oportunidades en el horizonte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios