La ventana

Luis Carlos Peris

Un escaparate que se ha hecho intransitable

VIENE al pelo la denuncia de los vecinos de la calle Cantabria, de la muy degradada y empantanada por obras interminables la calle Cantabria, para hacer causa común con el entorno. Parece increíble que una de las mayores cuencas receptoras de turismo de la ciudad se encuentre con el pavimento en tan mal estado. Pavimento de calzadas y también de acerados en que circular por ellos supone un alto riesgo de lesión. Teniendo en cuenta la cantidad de personas mayores que habita en ese espacio que abarca de Alfonso XII y el Museo a Lumbreras, de Torneo a Jesús del Gran Poder, las posibilidades de riesgo aumentan. Ni la alta media de edad de su población ni la cantidad de turistas que acuden al rebufo de conventos, del Museo o del Señor de Sevilla parecen suficientes como para que el mandarinato tome cartas en el asunto para emprender o acelerar las obras que pongan aquello en condiciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios