las dos orillas

José Joaquín León

El escenario andaluz

UNA de las incógnitas de las elecciones andaluzas es el escenario que va a resultar. Hasta el 20-N de 2011 se daba por supuesto que en el Parlamento de Andalucía sólo estarían representados tres partidos (PP, PSOE e IU). Y eso obligaba al PP a conseguir la mayoría absoluta para que Javier Arenas fuera presidente de la Junta. Se daba (y se da) por supuesto que IU, con Diego Valderas, no repetiría en Andalucía el caso de Extremadura, por lo que de una u otra manera permitiría que el PSOE se mantuviera al frente de la Junta con Griñán. Sin embargo, se han publicado algunas encuestas que vaticinan la posibilidad de que UPyD consolide sus resultados del 20-N y obtenga dos escaños (uno por Sevilla y otro por Málaga) y el PA uno (por Cádiz). Si eso se confirma, nos podríamos encontrar con un escenario diferente, más complejo aún si el PP no obtiene la mayoría absoluta.

Un Parlamento de Andalucía con cinco partidos no es descartable. Las opciones de UPyD y del Partido Andalucista van a depender de la campaña. Es cierto que su representación será mínima. Pero, en caso de igualdad, incluso con uno se puede tener la llave de la mayoría parlamentaria. Las horquillas que se manejan le suelen dar al PP entre 54 y 59 escaños, con lo que no tiene garantizada la mayoría absoluta si se cumple el pronóstico más bajo. Y además hay otra eventual consecuencia: aun sin mayoría absoluta del PP, podría ocurrir que entre el PSOE e IU tampoco la sumaran para un presunto pacto de izquierda.

Se supone que UPyD y el PA apoyarían al PP, si es la fuerza más votada, para garantizar el cambio que los electores andaluces habrían expresado en las urnas. Pero hasta ahora no se han comprometido expresamente a eso. Si lo hicieran, quizá se daría la curiosidad de que les beneficiaría (a UPyD y al PA), porque la teoría del voto útil perdería fuerza. Quien facilite un cambio también es útil. El riesgo para el PP (y asimismo para el PSOE) es que la mayoría esta vez se puede interpretar sin recurrir a un bipartidismo necesario.

Tanto el PP como el PSOE deberían atacar en la campaña a UPyD y el PA. Sin embargo, no está claro que sea una estrategia acertada, porque UPyD le quitará votantes al PP, pero también al PSOE; y lo mismo se puede decir del PA, que ya lo hizo en otras ocasiones, así que también debilitan al rival. Casi todo es paradójico en este panorama. UPyD es el partido más centralista (según dijo Rosa Díez, pretende la devolución al Estado de las competencias andaluzas de Sanidad y Educación) y su líder, Martín de de la Herrán, es poco conocido. Y el PA aún puede tener una oportunidad para Pilar González cuando parecía al borde del entierro. El día 25 se comprobará si hay un nuevo escenario y si hay más protagonistas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios