PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Para escolares y aristócratas

EL arranque de la III Bienal Internacional de Arte reúne en Sevilla durante cuatro días una curiosa mezcla de artistas de la más variada procedencia, profesionales de la tasación crítica o pecuniaria de las ideas y estéticas más inclasificables, empresarios con vitola de mecenas y apellidos nobiliarios con marchamo de estilo. Cuando vayan a la Cartuja a lo largo de los próximos tres meses no van a vislumbrar ese inconexo cosmopolitismo en el que creadores y patrocinadores participan del mismo cóctel en distintos corrillos, les unen más las apariencias que las mentalidades. Cuando el protocolo entra por la puerta, el arte salta por la ventana.

El programa social para artistas, galeristas, periodistas, patronos e invitados nacionales e internacionales incluye el cóctel-cena aportado por la Real Maestranza en la plaza de toros el pasado miércoles. Ayer, el de inauguración en la Cartuja por cortesía de Banco Privado Portugués, Renfe y AENA, y el de anoche en el Alfonso XIII por Bombay Sapphire. Hoy, tras inaugurar la extensión del certamen en Granada, regresan a tiempo para el de San Clemente con el patrocinio de Sotheby's y su presidenta en España, Flavia Hohenlohe. Sevilla y el arte de la digestión. Casi todos se habrán ido cuando la semana que viene la firma Bulgari invite a cenar. Quien más cultura y menos catering dona es Francesca Thyssen. Gracias a su fundación la Bienal sube enteros con el montaje The Morning Line, a las puertas del monasterio, donde se disfruta con músicas que en Sevilla sería inimaginable conocer de otro modo.

La III Bienal de Arte es la que más gustará a niños y jóvenes por la cantidad de herramientas tecnológicas con las que interactuar. A falta de museo de la ciencia en la Cartuja, va a suscitar un cúmulo similar de curiosidades y perplejidades. Vayan sin prisas. Con bonobús o bici y sin vestir de etiqueta. La Bienal es suya porque también la pagan ustedes con el IRPF.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios