Sine die

Ismael / Yebra

Por sus escritos los conoceréis

EN cierta ocasión, tras serme presentado un columnista de este periódico, se quedó asombrado de lo mucho que sabía de él sin conocerle personalmente. Mi respuesta fue clara: Llevo leyéndole diariamente desde hace más de diez años. No hay mejor manera de conocer a alguien que escribe que leyéndole; unas veces será para bien y otras para mal.

Ya sé que existen farsantes literarios y máscaras retóricas que pretenden separar al hombre del escritor; pero el engaño no funciona. Esa doble personalidad no transmite. Hace unos días, comentaba con un amigo periodista que los estudios de periodismo mejoran al futuro profesional, pero no le enseñan a escribir o a comunicar. Eso no se aprende; son condiciones innatas, me decía.

A la hora de plantearse una columna en un diario, cada escritor trata de aquello que le preocupa o le dice algo. En mi caso, y pienso que en el de todos los columnistas de este periódico, se me da total libertad para tratar temas y opinar libremente sobre ellos. ¡No es poca cosa! No he recibido directriz alguna acerca de cuestiones e ideologías. Me resulta fácil, por tanto, saber cómo piensan mis compañeros de opinión, qué materias le atraen o le preocupan.

Hace unos días leí en este periódico un artículo de Eduardo Jordá que suscribo totalmente. Se nota que, igual que yo, tiene hijos en edad escolar, porque el tema es recurrente. La educación en Bachillerato y Secundaria nos afecta a ambos. A él le ha movido a escribir y a mí a leerle con interés. La reforma de la educación en España es prioritaria. Partiendo de ahí mejorarían, de forma estable, otros aspectos de la sociedad española que tanto lo necesitan.

Mi hijo pierde horas y horas en materias que no sé para qué le pueden servir; desde análisis lingüísticos enrevesados hasta las dimensiones de un campo de fútbol. ¡Eureka: los diarios deportivos son los más leídos del país! En cambio, poca literatura, escasa filosofía e historia del arte, nada de lenguas clásicas. No hablemos de cultivar la capacidad de expresión oral y escrita o de la exposición y análisis en grupo de temas de interés general. Se nota que los que dirigen el cotarro no tienen hijos en edad escolar o si los tienen están en algún college británico. Lo de España no les afecta ni les dice nada. Su mente y sus intereses (bancarios) están en otro sitio. No hay duda: por sus escritos y hechos los conoceréis.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios