editorial

Un espacio público desaprovechado

CON motivo de la reciente campaña electoral del 22-M, el PSOE y el PP incluyeron en sus respectivos programas iniciativas en las que prometían recuperar para uso público los tramos urbanos de la dársena del Guadalquivir que discurren desde el puente de Las Delicias hasta San Jerónimo. Esta fachada fluvial de Sevilla une espacios monumentales e históricos, sobre todo en su vertiente sur con zonas urbanas de posterior creación al norte. El estado de conservación de este importante patrimonio, paisajístico y dotacional, además de ser una de las estampas a partir de la cual se construye la imagen exterior de Sevilla, es lamentable. Y demuestra claramente la incoherencia existente entre el discurso oficial de los últimos años ,que presumía de haber abordado una transformación integral de la ciudad, y la realidad, mucho más pedestre, de la verdadera gestión municipal, incapaz no sólo de dotar de mayor actividad esta parte de la ciudad, sino de mantenerla en un estado aceptable de conservación. La eficacia de un Ayuntamiento no radica sólo en la capacidad para ejecutar obras públicas en plazo y sin sobrecostes, sino también en su éxito a la hora de conservar las inversiones realizadas. La dársena del Guadalquivir, amén de seguir ocupada en determinados tramos por concesiones que impiden el libre disfrute ciudadano, presenta un nivel de conservación inaceptable: suciedad, chabolas, ausencia de equipamientos y mobiliario urbano destrozado. Todos estos elementos son muestras de la incapacidad del Consistorio para poner en valor un espacio llamado a ser uno de los referentes simbólicos y económicos de Sevilla. Es cierto que PSOE-IU recuperaron el Muelle de Nueva York y crearon el parque de San Jerónimo, pero dejaron abandonadas las riberas desde Chapina al Alamillo. Urge que el nuevo gobierno municipal sitúe esta cuestión entre sus prioridades. La imagen de Sevilla está en juego.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios