PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Los viejos tics y espejismos para hablar de comercio y turismo en Sevilla

LES pido la venia para, antes de sumergirme en los presupuestos hispalenses 2012, atar algunos cabos sueltos sobre los viejos tics municipales a la hora de hablar de la ciudad y hacer balance de su actividad. El pasado lunes, tras la conclusión del periodo Copa Davis-Constitución-Inmaculada, el delegado de Economía, Gregorio Serrano, con micrófonos y cámaras delante, enfatizó que esos diez días habían sido un éxito turístico, pero la cifra de ocupación que da la patronal hotelera es de un 60%. Sólo cabe considerarlo éxito en comparación con el resto de España, pues el bajón en el número de desplazamientos ha sido considerable incluso en destinos como Barcelona. Otro síntoma de la recesión. Cada vez hay menos familias que se planteen irse de puente.

Un evento como la Copa Davis ha sido muy positivo y ha permitido salvar los muebles. Porque en las mismas fechas de 2010, sin miles de argentinos y españoles rumbo a Sevilla para ver tenis, y sin ningún otro evento de tirón equiparable, la ocupación en los hoteles sevillanos iba a ser del 75%, tal como dijo la patronal. Y se redujo a un 60% por miles de cancelaciones de última hora a causa de un hecho tan excepcional como el cierre del espacio aéreo justo cuando comenzaba el puente, por el plante de los controladores. Insisto: según las estimaciones verbalizadas en ambos casos por la Asociación de Hoteles de Sevilla, y dadas por buenas desde el Ayuntamiento, hemos tenido un número muy similar de turistas en 2010 y en 2011. No supone aumento neto de empleo, al menos consolida el habitual.

Donde más falta el rigor y el sentido común es en la valoración de las ventas en comercios grandes o pequeños, así como la facturación en bares y restaurantes. Se dice que han crecido sus números un 25% y un 30%, según lo que pregonan las respectivas patronales. Y Gregorio Serrano dijo ante las cámaras, para darle más peso a esos números: "Hubo días en los que por las calles de Sevilla no se podía andar, de tanto público como había". Es el espejismo que se traspasan unos ediles a otros tras el cambio de gobierno. El lenguaje les delata, en función de los intereses de quienes dan las cifras. ¿No se podía andar por la calle Feria, por la calle Adriano, por San Jacinto, por Luis Montoto?

La imagen de una Avenida muy concurrida y de una calle Tetuán con dificultades para transitar es común por las tardes de casi todos los viernes y sábados de un 2011 en el que Sevilla bate mes a mes el récord de parados. Cuidado con el espejismo. Y recuerden los munícipes del PP que Sevilla es mucho más que el entorno de la Plaza Nueva. Los barrios los frecuentaban cuando hacían campaña.

Se supone que al Ayuntamiento también le importa la implantación hotelera, comercial y gastronómica de Bueno Monreal, de José Laguillo, de Eduardo Dato, de Felipe II o de Viapol, por ejemplo. Ojalá a todos les vaya bien. Porque el empleo debe crecer por todas partes. En Tetuán no caben.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios