editorial

El espíritu de 1812 y la España de hoy

EL Rey de España fue aclamado ayer en Cádiz por las máximas autoridades de la España democrática y el pueblo gaditano le brindó repetidas muestras de afecto y respeto. Presidió el acto central conmemorativo del bicentenario de la Constitución de 1812 en el Oratorio de San Felipe Neri, el mismo lugar donde los constituyentes fueron capaces, en medio del asedio francés, la penuria económica y una epidemia, de alumbrar la primera Carta Magna de la historia de España, la que consagró la soberanía del pueblo, las libertades y la separación de poderes. La popularmente conocida como La Pepa, por haberse promulgado el 19 de marzo, día de San José, estuvo sometida a diversos avatares y quiebros, pero su espíritu ha atravesado dos siglos de nuestra historia hasta desembocar, felizmente, en la Constitución vigente de 1978, que la modernizó, consolidó y estabilizó. Fiel a su trayectoria, don Juan Carlos no pronunció un discurso protocolario. Al contrario, apeló al espíritu de los doceañistas y proclamó que sus principios de unidad, soberanía y libertad son auténticos referentes para la sociedad española también en el momento presente. El monarca defendió dos ideas sustanciales. Una, que la unidad de la nación en momentos de crisis es la garantía de futuro: "Como en otras ocasiones en la adversidad, el pueblo español supo aportar lo mejor de sí mismo y transformar una realidad difícil en una fecunda tarea cuyas lecciones políticas y sociales llegan hasta nuestros días". Y dos, que la nación española "estuvo muy por encima de sus autoridades y destacó por su dignidad, su heroísmo y su generosidad". Una declaración que supone el espaldarazo de la Corona del siglo XXI a la gesta del pueblo al que sirve, frente a la postura de su antepasado, el rey Fernando VII, que en cuanto pudo derogó los postulados constitucionales cuya plena vigencia ha costado tanto sufrimiento a los españoles defender y consolidar. Un mensaje muy adecuado el que Juan Carlos I expresó en la cuna de la libertad española y americana.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios