PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El espíritu de Mondragón

EN la entrada de la Facultad de Comunicación, en la isla de la Cartuja, el pasado viernes me llamaron la atención unos folletos. ¡¡Regalo seguro!! !! Participa y gana!! eran sus textos de portada a tamaño grande. Grande fue la sorpresa cuando los desplegué y resultaron ser una campaña de incitación al voto por parte del Consejo de la Juventud de España, explicando para qué sirve protagonizar la elección, cómo son las Cortes Generales, las papeletas, los votos por correo, nulos, en blanco, etc. A qué grado de banalidad hemos llegado a España, que parece guay camuflar con un reclamo comercial la piedra angular de la democracia.

Si los jóvenes dudan hoy de votar o no por vez primera, que escuchen a una joven llamada Sandra. Cuando vi los citados folletos aún no había asesinado ETA a su padre. Ella sabe que la libertad no es un regalo ni es seguro. Para ser libre hay que participar, y la victoria de todos será, por desgracia, a costa del sacrificio de las víctimas del terrorismo. Ayer, comiéndose las lágrimas, y con palabras descarnadas, Sandra proclamó que irá con su madre a votar, y a corazón abierto pidió a toda España que nadie manipule políticamente el crimen. Mondragón queda a mil kilómetros de Sevilla pero la voz de Sandra va a estar presente en el ánimo de todos mientras caminamos desde nuestra casa hasta el colegio electoral. Tan tranquilos como caminaban de regreso a su casa Alberto Jiménez Becerril y su esposa, hace 10 años.

Tras el espíritu de Ajuria Enea y el espíritu de Ermua, ¿será a la tercera la vencida si se forja un espíritu de Mondragón? Cada vez que se ha generado un "espíritu de" en el País Vasco, la libertad ha ensanchado su espacio y los cobardes colegas del matonismo han retrocedido. En una localidad clave del entramado económico de los proetarras, podría producirse el fin político de quienes utilizan el crimen en su beneficio, si los vecinos demócratas se arman de valor y le dicen una y otra vez en la cara a los concejales de ANV lo que ayer opinó de ellos Sandra, la hija de Isaías Carrasco. Cobardes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios