la esquina

José Aguilar

La 'esquerra' insolidaria

AL final un independentista lo será por encima de cualquier otra consideración. El independentismo es la seña de identidad de Esquerra Republicana de Catalunya. Lo de Esquerra (izquierda) siempre se puede aparcar con tal de que la independencia avance.

Rebobinemos. Después del fiasco de Artur Mas en las elecciones del 25-N comentábamos las dificultades que iba a encontrar su partido, Convergència i Unió, para seguir gobernando Cataluña, dado que su socio preferido para sacar adelante la investidura y tener estabilidad parlamentaria, ERC, se había manifestado reiteradamente en contra de la política de ajuste -ajustes, porque ya lleva varios, y muy duros- practicada por don Arturo.

Pero todo es ponerse: las negociaciones entre los dos partidos nacionalistas van por muy buen camino. El acuerdo está a la vuelta de la esquina. ¿Por qué se ha producido un acercamiento tan rápido y estrecho? Pues porque Esquerra ya no exige unos presupuestos sin recortes ni un pacto de gobierno de orientación socialdemócrata. Total, siempre se podrá culpar a España de las dificultades catalanas. Eso ya lo dijo anteayer uno de los vicesecretarios republicanos: "Serán unos presupuestos de resistencia. Sobre todo, debido a las deudas impagadas por el Estado y al expolio fiscal, que es insoportable. Es tan insoportable que Cataluña se ha librado de la ruina gracias a los créditos FLA del Estado expoliador...

ERC está, pues, asumiendo el discurso de los recortes, aliviado por la buena disposición de CiU hacia la recuperación del impuesto de sucesiones y algún tipo de tasa a la actividad bancaria, pero sabiendo que la vía fiscal será insuficiente para cumplir con el déficit y que el nuevo gobierno tendrá que continuar reduciendo gastos. A cambio Artur Mas le dará lo que para los secesionistas sigue siendo lo fundamental: el compromiso de celebrar el referéndum por la autodeterminación. Si será en 2014 o en 2015, si se aprobará antes una ley catalana de consultas que esquive el papel del Gobierno central o si se utilizará el censo electoral o el padrón, son ya detalles que pierden importancia si se consigue el gran objetivo común de que los catalanes se pronuncien sobre su permanencia en España o su ruptura con ella.

Debemos a la perversión del lenguaje político la peregrina idea de referirse a los filoetarras de Batasuna como "izquierda abertzale". ¿Qué tiene de izquierdas el nacionalismo etnicista y totalitario de los batasunos? Lo mismo con Esquerra Republicana de Catalunya. ¿Qué tiene de esquerra el partido del nacionalismo rico que, al modo de la Liga Norte italiana, nace de la protesta contra el Estado que beneficia a los parásitos del sur? Ya lo estamos viendo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios