La ventana

Luis Carlos Peris

Un evento para ponerse a socaire de tempestades

COMO refugio para ponerse a socaire de la gran tormenta levantada por antitaurinos y políticos separatistas que ven en la Fiesta un referente peligrosísimamente español, en Sevilla cobra fuerza la Feria del Toro cuando se cumple su décima singladura. En estos tiempos de convulsión en torno a algo tan de nuestros arcanos, aquel invento de Poli Maza, Felipe Luis Maestro con la connivencia de artistas como Salvador Távora, Álvaro Domecq o Ángel Peralta ha arraigado y se anuncia de nuevo, un año más, para que el Palacio de Congresos se haga ágora taurina en plena Cuaresma y aperitivo sabroso para lo que está por venir así que se haya cerrado San Lorenzo tras la Soledad. Este año tiene una guinda que universaliza un poco más este evento tan sevillano. Se conmemoran los cincuenta años del debut en la Maestranza de un chaval camero que bordaría el toreo durante medio siglo. Casi nada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios