desde mi córner

Luis Carlos Peris

Unas exigencias desmesuradas

En su fervorín público al vestuario, Del Nido pudo caer en un análisis sobrevalorado del plantel sevillista

GOLPE de considerable contundencia el que José María del Nido ha dado en la mesa. Son momentos de vacas flacas y es en éstos cuando procede no demorar la toma de decisiones porque luego pasa lo que pasa, las escopetas las carga el diablo y es conveniente no dejar para mañana lo que pueda hacerse en este mismo momento. Ha sido tajante al culpar a los futbolistas de la situación, impensable allá cuando las calores, que vive el equipo y antes de que todo esto arrastre al club, el racial abogado ha salido al cruce para dejar constancia de que no va a consentir que las cosas sigan siendo como son en la actualidad.

Ahora bien, creo que en esta ocasión se ha excedido el presidente con sus exigencias y lo ha hecho desde la falsa plataforma de considerar a su plantel mejor de lo que en realidad es. El Sevilla, por el inexorable paso del tiempo y porque los fichajes no superaron a los traspasados, se parece al de los títulos como, por ejemplo, se parece un huevo a una máquina de escribir, absolutamente nada. Con Palop y Kanoute en retirada, únicamente Jesús Navas observa el nivel de aquel equipo que atiborró de plata la sala de trofeos. Es más, con la alineación de Gijón, el Sevilla no es mejor que nadie. No es que le sea imposible ganar, pero puede perder con cualquiera.

En El Molinón, como antes en Anoeta, la ausencia de Medel, el único centrocampista del plantel que puede hacer la raya, fue determinante. Puso el dedo Del Nido en una llaga inexistente, pues no son tantos los internacionales vigentes que el Sevilla tiene en su vestuario y los que así pueden ser considerados, lo son de selecciones que cuentan muy poco en la élite mundial. Sólo Navas, y no es titular, juega en una selección de las verdaderamente fuertes, poca cosa para que se le pidan responsabilidades de ese tenor a unos futbolistas sobrevalorados. Receló del rendimiento de una decena de ellos, pero tampoco creo que esos estén en condiciones de dar mucho más.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios