La ventana

Luis Carlos Peris

Una exposición para matar el gusanillo

MAGNÍFICO complemento para estas tardes de toros que se anuncian en el mayor templo de Tauro, que, a veces, la falta de pan bien se subsana con tortas y a falta del mayor ídolo que adoró la Sevilla taurina, una exposición sobre su vida y su obra bien puede llenar algo del inmenso vacío que dejó en estas tardes junto al río. Aquella exposición que tanto éxito tuvo en el Palacio de Congresos se repite ahora en un lugar más a mano, en el Ayuntamiento, en la Casa Grande de la Plaza Nueva. Ahí, antes o después de la corrida, desde esta tarde, podrá matarse el gusanillo viendo los vestidos, los capotes, aquella montera que tan bien le caía, lustrosas zapatillas, fotos con una solera de arte y de tiempo, algún vídeo aunque se reconozca que el duende nunca bajó al vídeo. A falta de Curro Romero, mucho romero en una exposición entrañable y llena de encanto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios