Desde mi córner

Luis Carlos Peris

La falta de verticalidad, el bochorno del ensayo

ACONSEJAN los expertos que los experimentos mejor es hacerlos con gaseosa que con champán francés y la derrota de antier noche en Getafe debe considerarse como un experimento, el último tiro con salvas antes del fuego real. Se ha llegado a calificar de bochornosa la derrota y alguno hasta ha osado nombrarla como la más vergonzante de la selección en toda su historia. Y esto es señal inequívoca de desconocimiento de dicha historia.

Hubo una vez un seleccionador tan ingenioso que presumió de haber sido el primero que perdió con Portugal, de eso hace setenta años y tras esa boutade fueron muchas las que jalonaron la historia de nuestro equipo nacional. Esto de Getafe con Georgia es una anécdota que no debe repetirse y punto, sobre todo a partir de ese día de San Antonio en que vamos a empezar a defender título. Por cierto, qué casualidad que como en el Mundial de Francia empecemos en 13 de junio.

Lo de antier noche en Getafe fue algo archirrepetido en fútbol. Un equipo que nota su superioridad y que en vez de machacar espera que la fruta madure para cogerla sin esfuerzo para que el rival llegue una vez, marque y se atrinchere. Hemos visto muchas veces esa película, pero ni siquiera a fuer de verla deja de sorprendernos. Lo peor es cuando tal ocurre con fuego real, como aquella noche con Suiza en Sudáfrica, pero menos, muchísimo menos, nociva.

Por lo pronto, Iniesta no verá el partido desde el banquillo ese 13-J en Toulouse, que hay que ver cómo cambia el equipo de estar el manchego en la yerba. La cita del lunes con Chequia se acerca de forma inexorable y cuando todo el personal anda en si Iker o De Gea, lo preocupante es la falta de verticalidad del equipo. Tan ayuno está que ese depredador incontestable que es Adúriz sólo rascó bola las dos veces que sacó de centro. Por ahí sí que fue bochornoso el ensayo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios