la tribuna

Luis Planas Puchades

Una fecha para recordar

HACE veinte años, justo por estas fechas, 178 países, 400 organizaciones no gubernamentales y más de 17.000 personas participaron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo y el Foro de ONG celebrado en Brasil. Con frecuencia se señala a esta cita como el momento en el que el desarrollo sostenible pasó de los tratados académicos a la agenda política mundial. Con mayor o menor acierto; con mayor o menor convicción, los países comprendieron que no podrían seguir avanzando sin tener en cuenta el principio de la Declaración de Río: "La protección del medio ambiente deberá constituir parte integrante del proceso de desarrollo y no puede considerarse en forma aislada".

También dentro de una semana se cumplen 28 años de la primera administración ambiental española, la Agencia de Medio Ambiente de Andalucía. Por ese paso dado antes que nadie, en Andalucía existe más empleo verde (el 18% del nacional) y más espacios protegidos (el 30% del total), a la par que desarrollos económicos líderes en áreas como las energías renovables, la producción ecológica o el ecoturismo. El empleo ambiental se caracteriza un factor clave en este mundo globalizado: no es deslocalizable. Andalucía ha construido antes que nadie los pilares para crecer aprovechando esta "ventaja competitiva".

Un solo hito más. Hoy, 5 de junio, es el Día Mundial del Medio Ambiente. Coincidiendo con la creación de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, existen más motivos que nunca para recordar esta efeméride. Mientras en España y en buena parte de Europa la crisis económica ha servido de excusa para justificar el recorte de derechos de toda índole, desde Andalucía queremos demostrar que las políticas medioambientales -el derecho a un medio ambiente equilibrado, sostenible y saludable que recoge nuestro Estatuto- es una realidad y parte sustantiva de nuestro desarrollo sostenible, generador de riqueza y empleo.

Como los retos siempre suman más que los logros, en esta recién comenzada legislatura llegarán hitos de relevancia. El primero deriva de la propia organización administrativa. La transversalidad es la clave de una organización administrativa más coherente en la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, que se justifica y comprende desde criterios de eficiencia y austeridad, pero que también supone una oportunidad real, la más importante de nuestra historia reciente, de abordar de manera integral todas las políticas que influyen sobre nuestro territorio y que, en consecuencia, modelan nuestro futuro. Une competencias básicas para aplicar políticas eficaces, modernas y de servicio hacia el ciudadano, el desarrollo sostenible, el crecimiento económico y la generación de empleo. Agricultura, medio ambiente, ordenación del territorio y gestión del agua son generadores de sinergias positivas para el crecimiento.

Otro hito no menor derivará de la producción legislativa. La nueva Ley de Espacios Naturales acoplará con criterios actuales los dos mejores patrimonios de Andalucía: su ciudadanía y sus espacios naturales. Sólo combinando la perspectiva de respeto ambiental y desarrollo rural encontraremos el camino que deseamos. De igual modo, temas como la preservación de nuestras costas, de la calidad del aire, o de las energías renovables son otras de las prioridades del momento.

Algunos recuperan hoy el viejo debate economía versus ecología, olvidando que tiene una solución conocida. Solamente un crecimiento económico apoyado en criterios de futuro, no coyunturales, da resultados. Un ejemplo: la decisión de considerar urbanizable el territorio español no protegido, generó una "burbuja" de la que no nos hemos recuperado y que es responsable directa de la crisis que sufrimos. Por el contrario, como evidencia cada año el Ecobarómetro que lleva a cabo el IESA, la convicción de que esquilmando los recursos naturales se compromete el desarrollo futuro, impregna en Andalucía a agricultores, pescadores, a trabajadores de áreas medioambientales y a la mayor parte de su ciudadanía. A ello se suma un último elemento que considero fundamental: el saber hacer de los equipos humanos y técnicos de esta nueva Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente que suman tres décadas de experiencia con un estilo consolidado: la profesionalidad y el diálogo. Porque la sostenibilidad es consenso. Si las decisiones suman, los acuerdos perdurarán.

Con estas herramientas trabajaremos hacia nuestro objetivo: crear riqueza y empleo sostenibles, para hoy y para las generaciones futuras.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios