Desde mi córner

Luis Carlos Peris

La final de Copa más previsible

Aunque en Bilbao nadie piensa que su equipo vaya a perder, no parece suficiente la fe como único bagaje

FESTIVIDAD de Nuestra Señora de Fátima y llega la gran fiesta del fútbol patrio, la final de la Copa del Rey. Es una final repetida, pero que reaparece después de un cuarto de siglo. La de entonces acabó como el rosario de la aurora entre el Barça de Maradona y Schuster y aquel Athletic de Javi Clemente que tantos paseos se dio en la gabarra. Ganó el Athletic, que también había ganado la Liga por segundo año consecutivo, con gol de Endika y todo terminó a torta limpia en presencia del Rey. Hoy es muy distinto y, desde luego, no se le prevé a esta final la igualdad de aquella a pesar de que nadie en Bilbao crea que el Athletic vaya a perder.

Y es que eso es así, curiosamente así. En Bilbao, con la gabarra en perfecto estado de revista, absolutamente nadie piensa que su Athletic vaya a caer hoy a pies del Barça y eso es un gran paso adelante en pos del triunfo que puede determinar el rumbo de esta noche a la luna de Valencia. La fe mueve lo que haya que mover y a fe no hay quien le gane en estos momentos al equipo de todos los bilbaínos y de la mayoría de los vascos. Ni siquiera el grandioso Barcelona de Guardiola tiene en sus manos lo de ganar sin bajarse del autobús, pero hay que convenir que, ilusión y fe apartes, pocas finales se han dado con el pronóstico tan decantado de antemano.

Athletic se empadronó ya el domingo en Valencia y el Barça llega hoy mismo al lugar de autos. Sin duda, el equipo catalán está más obsesionado con Roma que con Valencia y todo ello puede jugar a favor de los otrora leones, pero es tanta la diferencia entrambos... Guardiola pondrá a Pinto y a Bojan porque tuvieron mucho que ver en que su equipo esté esta noche en Mestalla y Caparrós exiliará a Yeste para que no colisione con Alves y el Barça juegue con uno más. Demasiada diferencia la que existe entre el Barcelona y Athletic Club, mas en Bilbao nadie cree que su equipo vaya a doblar la rodilla por muy superior que sea el enemigo. Pero ¿basta sólo con la fe?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios