El medio centro

Carlos G. Izquierdo

Otra final para el Sevilla

Que nadie olvide que puede caer eliminado de la UEFA sin carambolas, con resultados que bien se pueden dar

UNA nueva final para el Sevilla, que parece que va a final por mes últimamente. Esto tiene que ver con lo conseguido temporadas atrás y con las ilusiones que despierta el club después de los últimos años de títulos y grandeza. Una nueva final para el Sevilla, esta vez en Génova y frente a la Sampdoria para seguir vivos en la Copa de la UEFA, para mantener esperanzas de algún título.

Que nadie olvide que el Sevilla puede caer eliminado este jueves. Que nadie lo olvide para que ninguno se lleve a engaño. Y la cosa no es cuestión de carambolas, sino de resultados que bien se pueden dar. Basta con que la Sampdoria gane por la mínima al cuadro de Jiménez y con que el Stuttgart haga lo propio en su casa frente al Standard, que ya está clasificado, para que en el sorteo del próximo viernes no aparezca la bola y el nombre del Sevilla FC. Eso sí, también puede ocurrir que el Sevilla quede primero de grupo. O segundo. O tercero. Y ahí es donde entra la cábala para ver qué le puede venir bien en el futuro de febrero de la UEFA.

La mecánica de la competición dicta que el tercero de grupo se mide en dieciseisavos al primero de otro grupo, mientras que el segundo se enfrenta a uno de los descartados como tercero de la Liga de Campeones. Viendo el bajo nivel de la Champions de este año... ¿Qué es lo mejor para el Sevilla? ¿Acabar tercero y tener que medirse a equipos enchufados en la UEFA como el Manchester City, el Wolfsburgo, el Galatasaray, el Udinese, el Hamburgo, el Aston Villa o el CSKA de Moscú? ¿O buscar terminar segundo y medirse a desheredados de la Champions en horas bajas como Girondins, Shakhtar, Aalborg, Dinamo de Kiev, Werder Bremen, Marsella, Fiorentina o Zenit? Uno se inclina más por lo segundo, siempre que no se dé la carambola, ésta sí, de que el Sevilla alcance el liderato de su grupo, en cuyo caso se mediría a un equipo menor de UEFA. Pero los deseos son previos a la realidad. Y la realidad dicta partido decisivo en Génova. Otra final para el Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios