La ventana

Luis Carlos Peris

Al final, cofradías bajo las setas

RESULTA que al final no van a parecernos tan horrorosas las setas de la Encarnación. Al final resulta que el engendro pasa a ser aceptado aunque la división de opiniones derive a tan ridícula que a una España, la que ha tenido la ideíta, le parecen rayanas en la monumentalidad y a la otra le parezca, o diga que le parece, un adefesio. Ya se sabe que para gustos, los colores, sobre todo en esta tierra de garbanzos tan dada al sectarismo de que al amigo se le da el culo y al enemigo, por el culo. Bueno, pues resulta que a las cofradías no les parecerán tan mal cuando a la hora de trazar los itinerarios sólo la Mortaja ha optado por otro recorrido, más íntimo según la versión de la señera cofradía de Bustos Tavera. Todas las que decían que eludirían las setas han vuelto grupas en sus intenciones y aceptan pasar bajo el arco de ese invento que para quien yo me sé es ya su lugar favorito de Sevilla... porque desde él no se ven las setas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios