Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Una forma más de desvirtuar la Liga

PASA con frecuencia en el discurrir de la Liga y de forma mucho más trascendente así que se acerca el final. Quiero referirme a una forma más de desvirtuar la competición y se trata de cómo disminuye el potencial de los dos colosos así que jueguen en las cercanías de Champions o no. Hoy y mañana hay Champions para ambos y bien que se ha demostrado en la reciente jornada liguera con el consiguiente perjuicio a terceros.

En condiciones de normalidad, léase con esos compromisos como los de cuartos de Champions no tan cercanos, el Barcelona y el Madrid no sólo ganan en Balaídos y La Romareda, sino que la incógnita única es adivinar por cuántos goles lo harán. Son partidos que raramente se les escapan cuando algo les va en ello, pero entre que la Liga se decidió antes de Navidad y que tanto París St. Germain y Galatasaray esperan con el cuchillo en la boca, enorme para Celta y Zaragoza.

No pasaron del empate y es lugar común en sus crónicas que tanto el equipo azulgrana como el merengue acusaron una falta de tensión que les hizo dejarse puntos que en otra ocasión jamás habrían dejado escapar. Y a todo esto, el resto del pelotón mirando aterrorizados las consecuencias que puede tener esa falta de tensión. Porque resulta que hay que ver cómo se ha puesto el furgón de cola tras esos empates y el triunfo del Deportivo en el campo del Mallorca, qué barullo...

Es algo que se da siempre y no tengo más remedio que recordar cómo en la 2008-2009, un desahuciado Osasuna tuvo, al mando de José Antonio Camacho, la fortuna de convertir lo terrorífico de cerrar la Liga con Madrid y Barça en bálsamo para la salvación. La Liga se había decidido anticipadamente, ninguno se jugaba un adarme y allí que fueron los navarros para ganar en el Camp Nou y derrotar al Madrid en Pamplona para perjuicio de alguno que ya se creía salvado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios