Visto y oído

Antonio / Sempere

El fotógrafo

AAntonio Gala y Lorena Berdún aludían constantemente al fotógrafo con el que habían charlado antes de iniciar la grabación de Balas de plata. "La vida no va a ninguna parte", les había dicho con cierto estoicismo. Está claro que ese fotógrafo tenía otra entrevista. Normalmente, los camarógrafos son otro mundo. Y un mundo que a mí particularmente me interesa mucho más que aquello que fotografían. Cuando en cualquiera de los festivales de cine tienen lugar los photocalls, yo siempre hago la contrafoto. Ellos, con sus trípodes, sus chalecos y su arrogancia suelen haber vivido mucho e intenso.

Qué bueno sería que un programa se ocupase de la contrafoto, los sacase a la palestra, les invitara a compartir sus entretelas. Un programa que podría ser de radio pero que preferiblemente debería ser televisivo. Dado el porte y la fotogenia de esta raza. Cómo comprendo las palabras de Nacho Duato cuando Lorena le preguntó si estaba enamorado. "Pero si me enamoro cada día... Incluso de gente que no se entera de que lo estoy".

Tanto Duato como Antonio Gala aportaron suficientes titulares como para llenar varias columnas. "Una mirada inteligente es más eficaz que un grito", explicó el coreógrafo que escribe con el cuerpo. Por su parte, el escritor que danza con las palabras, y que danza mucho mejor cuando habla del amor, hablando de lo que se queda en el tintero, dio en el clavo. "Claro que hay cosas que se quedan en el tintero. Porque el tintero da para todo". Preguntado por cómo le trata la vida, don Antonio contestó: "La vida y yo nos llevamos como el perro y el gato. Nos conocemos tanto...". Y concluyó con un verdadero titular: "La muerte es un telonazo. Puede ser feliz". En el fondo, ese fotógrafo de las bambalinas lo sabe bien.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios