A lo largo de su execrable trayectoria, la banda terrorista ETA ha trasladado en numerosas ocasiones sus ataques a Andalucía. Su peores atentado todavía permanecen en la retina de los andaluces: los cobardes asesinatos del concejal sevillano Jiménez Becerril y su mujer; del doctor Cariñanos; del concejal malagueño José María Martín Carpena en la puerta de su casa, delante de su mujer y de su hija o del fiscal jefe del TSJA, Luis Portero, por citar algunos. Por lo que se refiere a la Costa del Sol, los etarras han colocado bombas en hoteles o en paseos marítimos, en Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola y Marbella. Y todos sus atentados, algunos de mayor envergadura y otros casi simbólicos como los de ayer, han tenido el mismo denominador común, el rotundo fracaso de su plan para minar el atractivo turístico del litoral, uno de los principales motores de la economía andaluza. Tanto en la acción del pasado 28 de julio, con la colocación de un mínimo artefacto que no ocasionó ningún daño bajo el paseo marítimo que une Torremolinos y Benalmádena, como en el caso de la pequeña cadena de explosiones pretendida ayer en Guadalmar, Puerto Marina y la A-7, los terroristas han demostrado que apenas tienen capacidad para hacer otra cosa que buscar propaganda de su presencia. Las últimas intervenciones policiales han reducido la capacidad operativa de la banda, cuyos actuales dirigentes, si es que queda una cúpula directiva en la organización criminal, sólo pretenden ahora alarmar a la población y a los turistas que llenan los hoteles en julio y agosto, así como dañar la economía de la zona. Pero en esta ocasión, como en todas las anteriores, cuentan de antemano con la derrota. Andalucía en general, y la Costa del Sol en particular, seguirán siendo uno de los mejores y más seguros destinos turísticos del mundo para descansar y divertirse, por mucho que pretendan lo contrario unos pocos desalmados indeseables que acabarán, más temprano que tarde, entre rejas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios