Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El fútbol, un buen nido de golfos

La Española no puede mirar hacia otra parte y ha de investigar qué hay de cierto en las sospechas del Hércules

DESCONOZCO qué ha de desvelarse más para que la Federación Española de Fútbol entre a investigar sobre qué hay de cierto en esas escuchas telefónicas que han dejado con el culo al aire a todo el Hércules en general y a Enrique Ortiz, máximo accionista, y a Tote en particular. Bueno, a Tote y también al portuense Abraham Paz, que hay que ver la estrategia en la defensa del muchacho cuando parece decir que también debieran investigar a otros. O sea que la culpa de otros muchos sirva como eximente para la propia, sobre todo cuando te han cogido con la mano en la lata mediante todas las bendiciones legales.

Todo esto es una vergüenza y hasta se me viene a la memoria el golazo que Descarga marcó en propia meta aquella última tarde de Irún. Por supuesto que fue a favor de este Hércules que acabó la Liga por encima del Betis y con los mismos puntos; fue el mismo Descarga que benefició desde las filas del Levante al Athletic para que el glorioso equipo vasco no pasase por la humillación del descenso. Parece mentira que pasen los días y como si tal cosa, con los medios de comunicación haciendo el trabajo que ya debieran haber comenzado los jueces de la Federación. Dicen que de oficio no entran, que es la forma elegida por ropones que prefieren mirar hacia otra parte.

Es un escándalo a escala terráquea, pero la Federación no mueve ficha mientras Lissavetzky continúa recogiendo honores de tal forma que no más parece que él fue quien ganó Wimbledon, quien le hizo el gol a Holanda o el que menos tiempo tardó en completar el Tour. Insisto una vez más que el deporte español atraviesa una época tan dorada que dejar impune un escándalo de esta categoría va a hacerle un daño irreparable. Me temo que así va a ser, que el Hércules se va a ir de rositas y que el fútbol ya tiene a otro dirigente poco recomendable en este Enrique Ortiz que tanto promete y que hará buenos a tantos golfos como el fútbol acogió, acoge y acogerá.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios