Las dos orillas

José Joaquín León

¿Es gafe Ibarretxe?

SEGUIMOS buscando gafes por la geografía española y aparece un caso probable: Juan José Ibarretxe, el lehendakari más lehendakari que hemos conocido. Supongamos que la selección española de Luis Aragonés hubiera caído en cuartos ante Italia, en los penaltis, y que Rafa Nadal hubiera perdido el quinto set de la final de Wimbledon. ¿Qué dirían los tertulianos y tertulianas, los columnistos y columnistas? Pues lo de siempre: que nunca pasamos de cuartos, que Luis Aragonés es un viejo y lo deberían haber echado dos años antes, y que esto es lo que pasa por no convocar a Raúl; y además que Nadal está progresando, pero que Federer en la hierba es intratable. Y como no les gusta la crisis, por no molestar a Zapatero, se hubieran puesto a despotricar de la consulta ilegal de Ibarretxe, una tremenda amenaza para España.

Ahí se ve la importancia de que Casillas parara dos penaltis en la tanda y de que Rafa Nadal no enviara dos pelotas fuera y cediera su servicio en el quinto set cuando Federer le ganaba por 5-4, 6-5, ó 7-6, que lo tuvo el suizo. No pasó lo de siempre, y ahí le duele al lehendakari. Por culpa de hacer historia han dejado de escribirse centenares de artículos sobre su augusta persona y sus históricas ocurrencias. Y si este mismo texto se escribe sobre él es simplemente para reflexionar sobre su gafancia, que le ha impedido el éxito de la canción del verano, cuando parecía garantizado con su pegadizo tema Referéndum por aquí, referéndum por allí.

Urkullu y otros talentos del PNV creo que iban en la Eurocopa con Rusia, ya que no estaban en la fase final Escocia, País de Gales, Irlanda del Norte ni Eslovaquia, que son sus modelos. Del lehendakari no han llegado pronunciamientos, quizá porque se entretenía buscando el apoyo de las señoras del PCTV para que le dieran el sí, pero no, tras consultarlo con ETA. Al señor Ibarretxe le interesaba claramente una eliminación en cuartos, porque así se quedaba con los meses de julio y agosto para que hablaran y escribieran de él mismo y de su mismo plan.

Ha sido gafe. No para España y la Humanidad, sino para sí mismo, que es la peor de las gafancias. Y además han aprovechado la coyuntura para darle un premio a Josu Jon Imaz sin que apenas se notara. El hombre que desafió a Ibarretxe y dejó la presidencia del PNV, el hombre que se puso la barbita de moderado frente a las boinas del pasado, ha sido recompensado con la presidencia de Petronor, que no es una confitería de Barakaldo, sino Petróleos del Norte, participada al 85,9% por la primera multinacional española Repsol YPF, que preside el catalán Antonio Brufau. Uno quiere el Estado libre asociado y otro se va donde más se trinca del Estado. El plan de Imaz ha sido mucho mejor que el de Ibarretxe.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios