entre leones

La germanización de la UE

La izquierda se plantea reeditar el 4-D el próximo 28-F Wert saca su vena pedagógica El PP se escapa del 'pensionazo' gracias al PSOE La UE, más germanizada todavía

¿Un nuevo 4-D el 28-F?

El 4 de diciembre de 1977, dos millones de andaluces salieron a la calle reclamando autonomía para Andalucía. En Málaga, el joven Manuel José García Caparrós murió a manos de las Fuerzas de Seguridad del Estado. El mismo día de 1868, el pueblo de Cádiz se alzó en armas reivindicando la República Federal. El 4-D está considerado oficiosamente como el Día Nacional de Andalucía. Pues bien, ante la grave crisis institucional que vive España y ante un Gobierno que señala a Andalucía como paradigma de todos los males del Estado de las autonomías, la izquierda andaluza está planteándose reeditar el 4-D el próximo 28 de febrero, Día de Andalucía. La negativa del Gobierno del PP a concederle a la Junta los 4.906 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) de 2012 -finalmente la ayuda se quedó en 2.133 millones- ha encendido todas las alarmas ante el temor de que se esté buscando la asfixia económica de la comunidad andaluza por estar priorizando el gasto en los servicios públicos más elementales. Al parecer, según fuentes socialistas, desde el PP y el propio Gobierno se pretende que el Ejecutivo andaluz acometa más recortes y reformas en sanidad, educación y empresas afines para poder acceder a las ayudas que reclama. Según estas mismas fuentes, se busca que el bipartito andaluz plantee un recorte de plantilla en Canal Sur, en la misma línea de los anunciados por los gobiernos de Madrid y la Comunidad Valenciana en sus televisiones autonómicas. Mientras que Griñán defendió ayer en el Consejo Territorial del PSOE una reforma constitucional que aclare el papel de las autonomías en la Constitución, en la sala de máquinas del socialismo andaluz se trabaja para reeditar el 4-D el próximo 28-F, si el Gobierno de Rajoy se empeña en menoscabar la autonomía andaluza con la excusa del cumplimiento del objetivo de déficit. Y en IU, el portavoz en el Parlamento andaluz, José Antonio Castro, ha roto la baraja de las buenas formas con unas declaraciones explosivas sobre el déficit y los servicios públicos contra el ministro de Hacienda. Además, los ministros Cristóbal Montoro y Ana Mato han vuelto esta semana a echarle algo más de gasolina a unas relaciones explosivas.

Pura pedagogía

En una semana repleta de chaparrones parlamentarios al Gobierno, hay que destacar el aguante del que hizo gala el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados el ministro de Educación ante la avalancha de críticas a su reforma educativa. Hasta cinco preguntas y una interpelación urgente tuvo que soportar. Cuando todo el mundo esperaba que reaccionara a las bravas, Wert optó por explotar su vena pedagógica. Y eso que el portavoz de ERC, Alfred Bosch, le dio muy duro. Le llegó a advertir que ni poniendo un guardia civil en cada colegio conseguirá tumbar el actual modelo lingüístico catalán. «Van a chocar contra un gigante, con una nación decidida a defender a sus hijos», sentenció tras compararlo con los nazis. Durán Lleida, de CiU, lo equiparó incluso con Franco por su ataque al catalán. Pero el ministro-sociólogo no entró al trapo, y se limitó a defender que sólo pretendía adaptar el modelo lingüístico catalán a lo dictado por el Tribunal Constitucional (TC).

Escape

Otra que tuvo que aguantar lo suyo fue la ministra de Empleo. Le dijeron de todo menos bonita en la convalidación parlamentaria del pensionazo. Al final, el lío que montó Pérez Rubalcaba, vetando a Amaiur en el recurso de inconstitucionalidad que iba a plantear toda la oposición en bloque, le dio una vía de escape al PP ante una medida que, como destacó Rosa Díez, estaba sustentada en una mentira, en un incumplimiento electoral clamoroso del propio presidente del Gobierno.

Amenaza

Pero la palma del despropósito se la llevó de nuevo, una semana más, Montoro cuando en la sesión de control lanzó una amenaza velada contra los medios críticos al advertirles que mantienen deudas con la Seguridad Social. Para tapar la mamarrachada, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas se refugió en que está estudiando hacer público la lista de los grandes morosos fiscales. En fin.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios