Carta al director

César Utrera-Molina Gómez (Madrid)

Sobre el gobernador Utrera Molina

Con fecha 13 de abril se publicó en su diario un artículo firmado conjuntamente por un autodenominado "pequeño grupo de perseguidos y represaliados por el franquismo" en el que se acusaba a mi padre, José Utrera Molina, de literalmente "propiciar" e incluso de dar "órdenes directas" de "despidos, detenciones, malos tratos y torturas, encarcelamientos y deportaciones a decenas de trabajadores", en su etapa como gobernador civil de Sevilla entre los años 1962 y 1969. Nunca antes le habían acusado de nada así.

Son acusaciones falsas que pretenden justificar un cambio tardío del nombre de la avenida sevillana dedicada a él. Es curioso que quienes se autoproclaman como luchadores de "los derechos y libertades fundamentales" se manifiesten en un medio público calumniando.

Albert Camus dijo con lucidez que "la libertad consiste, en primer lugar, en no mentir". Mal se defienden la libertad y los derechos si bajo su invocación se miente. Entiendo que sólo un odio irreflexivo a lo que representó mi padre, un hombre fiel a su trayectoria política parte de la historia de Sevilla, explica el artículo citado.

Termino invocando de nuevo a Camus, haciendo mía su afirmación de que "existe una filiación biológica entre el odio y la mentira" y advirtiendo con él  que "allí donde prolifere la mentira, la tiranía se anuncia". (Las citas a Albert Camus proceden de la entrevista publicada en Le Progrés de Lyon el día de Navidad de 1951). 

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios