Cuchillo sin filo

Francisco Correal

40 grados a la sombra

EN su estudio sobre la correspondencia de Pierre Louÿs, el profesor Jean-Paul Goujon, un francés de Burdeos que cruzó los Pirineros y los Despeñaperros saliendo ileso en Bailén, documenta la presencia del escritor en el hotel Inglaterra. Su hermano George Louÿs, embajador de Francia en El Cairo, estaba casado con una sevillana de Carmona y le recomendó una estancia meridional para curar sus achaques tifoideos y su quebradiza salud. El autor de Bilitis y Afrodita se alojó en el hotel Inglaterra, como consta en el epistolario compilado por Goujon, que años más tarde volvió al mismo personaje y ganó el premio Goncourt a la mejor biografía en lengua francesa.

La vida enfermiza de aquel escritor dejó su legado en Andalucía. La primera película que Luis Buñuel dirige tras su etapa mexicana, la última de su dilatada carrera cinematográfica, será Ese oscuro objeto del deseo, una adaptación de La mujer y el pelele de Pierre Louÿs que rodó en Sevilla con Fernando Rey y Carole Bouquet. Muchos años después, Pepa Gamboa, la dramaturga de Arahal que con Ricardo Iniesta ha convertido a gitanas del Vacie en intérpretes de La Casa de Bernarda Alba, adaptó al formato de un espectáculo flamenco la misma obra, Le femme et le pantin en la versión original, con una interpretación sísmica, vivencial, del bailaor Tomasito.

En el mismo hotel donde se alojó uno de los nombres estelares de la literatura erótica presentó ayer Manuel Melado su primera novela, Mi amor en casa, que inaugura la colección erótica Cuarenta grados, de la editorial Jirones de Azul. Melado no es un novelista al uso. Es peluquero de profesión, condición que adorna con una versatilidad que le ha permitido ser speaker del Betis en las duras y en las maduras, poeta, pregonero y autor de algunas de las sevillanas más populares, cuyo eco todavía se mantiene en tablaos de Japón y Florida.

Rosa García Perea es mujer valiente. Edita el libro y lo presentó. Es una madrina de los periodistas sevillanos, a los que en su centenario les ha editado libros de Juan Holgado Mejías -primer entrevistador de Felipe González, cuando la política era la continuación del erotismo por otros medios-, Manuel Ramírez Fernández de Córdoba o Santiago Sánchez Traver. Melado toca el tema del incesto, transgresión que está en la tragedia griega, la psiquiatría y la antropología. El público no era distinto del que va a un acto cofrade. Estaban sus amigos Osquiguilea, Ángel Vela, Jorge Prádanos o Pepe da Rosa. Dos de sus tres hijos, también peluqueros, y su santa esposa.

En el Inglaterra también se alojaron Italo Calvino, Alfonso Grosso, Juan Goytisolo y el hispanista Hugh Thomas, que allí descubrió la Semana Santa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios