Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Un gran bocado para abrir boca

Un Valencia-Sevilla siempre gozó de magnífico predicamento y es una buena forma para arrancar el curso

EMPEZÓ ya la Liga para un puñado de equipos, pero será las siete de esta tarde la Hora H para el Sevilla más ilusionante que se recuerda. Y para que no le falte ni un perejil a este debut nos encontramos con la entidad del duelo, pues se juega en Valencia y ante un equipo que se prevé como rival directísimo en busca del objetivo final, de ese premio que ya logró el Sevilla en el curso anterior. Y es que la tercera plaza, visto lo visto, es un premio muy gordo dentro de la lotería de la Liga en España. La magnífica migaja que cae del banquete que monopolizan de forma habitual los dos colosos, esos Madrid y Barça que viven en otro mundo.

Como el curso pasado, éste lo emboca el Sevilla lejos de Nervión. Es un campo del que hablan y no acaban de lo mal que se encuentra. Es la consecuencia del tiempo de tribulación vivido por el club valencianista hasta que la Generalitat del señor Camps le ha echado un cable económico. Y es una pena que el campo no reúna las condiciones mínimas para escenificar un espectáculo que es de los que merecen la pena en la Liga. Un Valencia-Sevilla siempre tuvo prosapia y mucho contenido, emoción y picante en sobredosis. Recuerdo el último y la verdad es que las chispas andaban por allí en perfecto estado de revista, ensalada de tarjetas y penaltis incluidos.

Está muy reciente la colisión gaditana entrambos y ahí se vio muy buen fútbol valencianista y una gran efectividad del Sevilla, que acabó victorioso. ¿Quiere decir algo? Bueno, pues podría dar una pista de cómo están los dos, pero aquello era un bolo y esto es ya muy serio. Es la Liga y en ella valen lo mismo los puntos que se almacenan ahora que los que se conquistan en el tramo decisivo. Será todo en un patatal, pero son dos grandes de nuestra Liga, la emoción se garantiza, ambos andan en aventuras continentales y a sus espaldas queda una historia larguísima de enfrentamientos de variopintos finales. Un Valencia-Sevilla para abrir boca es un gran bocado, seguro que sí.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios