La ventana

Luis Carlos Peris

El gran espectáculo del linchamiento

COMO posible lenitivo para mejor soportar la que nos está cayendo, febrero se va con un puente. Puente que algún favorecido por la diosa Fortuna se tomó el viernes para no volver a la banqueta laboral hasta mañana. Un puente adobado por esos paseíllos que Iñaki Urdangarín se ha pegado motu proprio para solaz de un personal muy dado al improperio y al linchamiento oral. Linchamiento oral que se queda ahí por la labor de las fuerzas de seguridad, que hasta hubiéramos asistido a un paseíllo parecido al último de María Antonieta. Tremenda la cantidad de gente que se apunta al morbo de esos paseos que imputados y no imputados hacen camino de los ropones, presuntos y menos presuntos realizan rumbo a su suerte. Lo mismo da que sean delincuentes de cuello duro, definición más acorde que la de guante blanco, para lo que se ha convertido en el mayor espectáculo de hogaño, el linchamiento oral.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios