Un 'gran héroe americano' como tú y como yo

Muchos recuerdan aún a aquel superhéroe que no sabía controlar sus poderes y solía aterrizar dándose un porrazo. El gran héroe americano era una serie de principios de los 80 que, a pesar de durar 'sólo' tres temporadas, representó un éxito en España, al igual que en EE UU. Su novedad radicó en la humanización de un superhéroe, nunca antes vista. A grandes rasgos (y que los cinéfilos no se me echen encima) podría decirse que fue la precursora de la saga de los X-Men. Porque nos habían vendido que la vida de Superman era perfecta. Luego han venido Lobezno y otros mutantes para chafarnos el ejemplo modélico.

El caso es que el primero en enseñarnos lo difícil que resulta ajustarse las mallas y calcular correctamente para no aterrizar sobre un cubo de basura, fue Ralph Hinkley (interpretado por el actor William Katt), aquel profesor de rubios rizos convertido en superhéroe torpón. "No consigo quitarme esa maldita música de la cabeza", comentaba en broma recientemente, en referencia a la sintonía (la machacona Believe it or not, de Joey Scarbury). Aunque lo cierto es que no puede quejarse pues dicho papel le abrió de par en par las puertas de la televisión. A sus 58 años ha participado en multitud de series. En cine lo intentó, pero no tuvo suerte con 'el' Luke Skywalker de La guerra de las galaxias. Desde hace un par de años escribe cómics, que parecen ser su sino.

Conie Selleca, sin embargo, la guapa Pam de El gran héroe americano, prosiguió su carrera televisiva en otra serie de culto, Hotel, y nunca dejó de lado el mundo de la moda, su verdadera vocación.

Robert Culp, el agente del FBI Bill Maxwel, a sus 79 años, puede presumir de una larga carrera interpretativa. En 1986 participó en el fiasco que supuso el remake de esta serie, pero con heroína en vez de héroe. Pero segundas partes 'pocas veces' son buenas. Ésta, desde luego, no.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios