Las dos orillas

José Joaquín León

Un gran país

SI las comparaciones son odiosas, cuando las hacemos con nuestros vecinos, pueden originar grandes discordias. En Italia han dolido mucho los datos de Eurostat, según los cuales España les ha adelantado en riqueza por habitante, al alcanzar el 105 por ciento en 2006, mientras el PIB italiano per cápita, según estos datos, bajaba al 103 por ciento. Hasta el primer ministro italiano, Romano Prodi, ha intervenido en la polémica nacional para entrar en una guerra de cifras y decir que España no ha superado a Italia, apelando a datos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Según su versión, la economía italiana es un 50 por ciento mejor que la española y el PIB un 13 por ciento superior.

Prodi, no obstante, ha reconocido que las economías de España e Italia están cerca, gracias "al extraordinario dinamismo español". Y eso es lo que ha provocado la polémica en Italia. Mientras en nuestro país el dato ha pasado casi desapercibido, y sólo sirvió para que Zapatero presumiera un poco, nuestros vecinos están como si hubieran perdido la final de la Eurocopa y buscan explicaciones. En un artículo publicado en Corriere della Sera, Mauricio Ferrera atribuía el adelanto español al crecimiento del empleo femenino, y esgrimía que en 1997 la ocupación femenina en Italia era del 36,7 por ciento, mientras en España se quedaba en el 33,9 por ciento. En 2003, "al fin de la era de Aznar", el empleo femenino subió en España hasta el 46,3 por ciento, mientras en Italia llegaba al 42 por ciento. Ahora, al final de la legislatura de Zapatero, la ocupación femenina española ha subido al 53 por ciento, mientras la italiana se ha estancado en un 46 por ciento. Con un gobierno del PP y otro del PSOE, con Rato y Solbes como responsables de la economía, España le ha sacado a Italia un 10 por ciento más de empleo femenino, que según esta tesis discutible tiene consecuencias decisivas.

En el discurso de Navidad del Rey, Don Juan Carlos se refirió a España con una frase para reflexionar: "Somos un gran país". Es cierto que estamos mejor valorados fuera que dentro, quizá por las consecuencias de la baja política: es misión del Gobierno decir que "España va bien", como aseguraba Aznar y ahora Zapatero, mientras la oposición afirma que todo va mal. Los datos objetivos señalan que España ha progresado más que otros países, y con gobiernos de diferente signo político, por un cúmulo de circunstancias. No se ha destacado en su importancia la beneficiosa estabilidad del Estado, pese a la crispación política, gracias a contar con una monarquía constitucional. Si España es un gran país, como dijo don Juan Carlos, cuando apenas han pasado tres décadas desde el final del franquismo, se debe en buena parte a este Rey que ha cumplido 70 años.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios