Gafas de cerca

josé Ignacio / Rufino

16 está 'guay'

QUIZÁ usted no sepa que hace justo una semana la mayoría del vigente Congreso de Diputados se pronunció a favor de que los españoles pudieran votar desde los 16 años. Sólo los partidos que supuestamente cuentan con el voto más conservador -PP y Ciudadanos- votaron en contra de la propuesta de ERC. Estando la política como está -cabildeando-, es de suponer que los que votaron "sí" creen que tienen mucho que arañar de nuevos 800.000 votantes, y viceversa. (Por cierto, cuando escribí "españoles" usaba el plural castellano, ellas y ellos: muchos de los argumentos en contra del voto a los 16 coinciden con los que antaño negaban el voto a la mujer.)

La mayoría de los países donde la mayoría de edad es anterior a los 18 años son países subdesarrollados y con baja esperanza de vida. Cada día hay más excepciones. En Escocia se vota a los 16, y es ése el modelo a seguir por los independentistas catalanes: pillarán mayor cacho con jóvenes educados en el rechazo a "España". Austria, Noruega y estados de EEUU ya han aprobado medidas en ese sentido. En Alemania hay una corriente que promueve el voto a todos los nacidos, con delegación paterna de los menores de 12. ¿Le parece una locura? ¿Cómo va a votar un menor -dirá alguien-, vulnerable y sin criterio, ignorante de cualquier cosa allende la red social? ¿Cómo nuestros vitelloni, que permanecen en casa hasta la treintena y más, van a dilucidar quién es mejor para dictar leyes?

Puestos a conectar voto y madurez, albergo muchas dudas sobre que la buena parte de los votantes tenga criterio para hacerlo, o criterio racional. La madurez mental, y mucho menos política, de muchos de nosotros es cortita. En muchos casos, el único móvil del voto es "dárselo siempre a los míos", a los que me dan sopa boba o a quienes se alinean con mis presupuestos morales o sociales, o nos echamos en los brazos de vendedores de crecepelo. O sea, que eso no vale. Si nos parece bien que tengan sexo antes de casarse y antes de echar canas, o sean madres por encima de todo si quedan embarazadas -o alternativamente, aborten por decisión propia-; si no paramos de anestesiarlos con fiestas continuas donde no se controla en absoluto qué toman o no, ¿por qué no concederles el voto también a ellos? ¿Si los dejamos disparar en cotos, conducir scooters? ¿Por qué no estimular así que asuman deberes, y no sólo derechos sin límite? Si pueden trabajar y tributan como cualquiera, ¿por qué no van a votar? ¿Y por qué no, paralelamente, reducimos la edad penal? (Glups, qué huerto.)

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios