Hablemos de educación

Javier Ros Pardo / Javierrospardo@hotmail.com

ESO : hablan las víctimas

EL impertinente informe PISA tuvo la mala pata de traer una turbulencia política en vísperas de elecciones. Si a la hora de hacer leyes los profesores suelen ser los convidados de piedra, en esa feria los niños no son más que un simple rebujito estadístico de cifras que hay que maquillar con arte para evitar agravios comparativos y otras vergüenzas. Tras sus resultados, ya conocidos, hablaron la ministra, los consejeros, la oposición, sindicalistas disidentes de la tiza y tecnócratas diversos que en su vida nunca dieron clase a niños, y que son los que más leyes hacen. Ninguno tiene derecho a exculparse ni a culpabilizar a nadie: esto fue la crónica de una catástrofe anunciada. La ESO es un buen ejemplo de batalla perdida, y el informe explicita con nitidez lo que desde las aulas se veía venir.

También se oyeron las opiniones discrepantes del sufrido profesorado de Secundaria que trabaja en el tajo, pero por ninguna parte aparecieron las de las víctimas que la sufrieron, es decir, esa masa anónima y sin voz de jóvenes que sufrió en sus carnes el fracasado experimento. Unos ya terminaron bachiller, otros están en la Universidad o por la calle dando tumbos. Muchos contestaron todavía con voz de niño. He aquí algunas respuestas oídas en Sevilla y Barcelona:

-"La Secundaria es el fracaso educativo en esencia" ( A.R.C).

-"Es el grito terminal de un sistema malparido y moribundo que debe dejar de existir" (J. J.B).

-"Es un mal engendro que destroza la vida académica de los que quieren y no quieren estar en ella" (M.C.P).

-"Después de pasarme toda la Primaria sacando sobresalientes, me suspendían seis y siete cada trimestreý Profe, y a los demás de la clase que eran muy buenos, igual" (R.P.V.).

-"Perdí un tiempo miserable que ahora me hace falta en la Universidad" (J.V. P).

-"Estoy oyendo que quieren implantar el europeo Plan Bolonia. Es insensato intentar construir la casa por el tejado: hay que empezar por abajo arreglando ése callo llamado Secundaria" (M.C. R).

-"Hubiera querido otra cosa. Yo no quería estudiar y nos pasábamos la vida chuleando. Me hubiera gustado aprender un oficio con buenos maestros de taller en vez de estar ahora en la calle con los chapús que me salen" (M.P.M).

-"Para el que quiera aprender inglés o francés es el mejor camino para al final no saber ninguno de los dos" (E.V.M).

-"Es algo hecho por una partida de analfabetos que quieren que lo sean todos los demás. No me explico cómo se ha podido rebajar tanto el nivel" (D.L.G).

-"Para mí fue una preparación para el paso siguiente que fue el Bachiller, pero si hubiese terminado ahí, eso no habría sido la forma más adecuada de acabar de estudiar" (A.R.G, 17 años).

-"Metían en una misma clase a la gente que quiere estudiar con una partida de gandules. Cuando sacaba una buena nota me querían moler a palos" (M.A.J).

Lo anterior no tiene un valor científico, más bien podría ser la introducción de otro informe tan necesario como el PISA titulado: "La Enseñanza Secundaria vista por los que la aguantaron", pero ¿quién se atreve a ponerle el cascabel al gato? Eso debería ser una iniciativa independiente así que, se admiten patrocinadores.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios