Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Una historia de nunca acabar

La comparecencia pública de Luis con Raúl para decir que entre ellos no pasa nada pareció una historia hueca

DEMASIADO ruido para tan pocas nueces, pero es que tampoco era de esperar una gran cosecha de nueces en esa comparecencia pública de Luis Aragonés y Raúl González. No era previsible que el seleccionador fuese a desvelar la presencia del capitán madridista en la Eurocopa y tampoco que, ya que estaban juntos, fuese a defenestrarlo de forma definitiva. Entonces, ¿para qué esa conferencia de prensa? Decir que se llevan estupendamente es algo que no significa noticia alguna, ni encierra el menor interés, pues sí hubiese sido extraño una rueda de prensa conjunta para hacer una declaración de guerra.

Extrañaba, conociendo al seleccionador, que la idea de una comparecencia conjunta hubiese sido idea suya. Su forma de ser no entiende de debilidades en el escaparate, que otra cosa bien distinta es que se trate de pedir disculpas sin que nadie se entere y a alguien que haya sido amigo suyo de los de verdad, pero pedirle a un futbolista, por muy Raúl que sea, ir a fumar una pipa de la paz en público no encajaba. Y ha sido que fue Raúl el muñidor de esa reunión, y luego fue Luis el que decidió que esa reunión fuese publicitada para no dar pie a otro culebrón. Que son ya demasiados los culebrones que jalonan la carrera de seleccionador nacional de Luis Aragonés Suárez.

O sea que para ese viaje no se necesitaban alforjas y que el motivo principal del acto, evitar que continúen las especulaciones, no va a cumplirse. Mientras las cosas sean como son en nuestro fútbol, con el Real Madrid en el epicentro, en cada convocatoria para la selección, la figura de Raúl va a estar a retortero. Por mucho que ambos hayan aclarado que entre ellos no existe problema alguno, cada vez que el capitán madridista se quede fuera, algunos desempolvarán pelillerías que, dicen los interesados, nunca existieron. Eso cuando no vaya, pues si algún día es convocado por Luis, otros le dirán al seleccionador que tragó con la presión; el cuento de nunca acabar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios