Opinión

Manuel Barea

El hombre que trajo a los Stones

POR favor, déjame que me presente, soy un hombre rico y con clase". ¿Es una frase de Juan Enciso? No, es Mick Jagger, el cantante de los Rolling Stones, arrancando Sympathy for the Devil, que comienza así. Pero podría ser del alcalde -aún sin ex- de El Ejido y jefe de filas del PAL, el partido que fundó tras rebelarse contra la dirección del PP, al que retó sabedor de que el partido, en su pueblo, era él. A su populismo lo viste con el disfraz de municipalismo, del que se declara amante, y en la primera cita electoral a la que se presenta tras el divorcio con Arenas obtiene quince concejales.

El Ejido soy yo. Enciso es uno más de esos alcaldes que si no proclama en voz alta la frase anterior, la piensa. El mapa andaluz está salpicado de ellos, que ejercen a su manera una suerte de herencia del terratenientismo de otras épocas, como si el municipio fuera un coto. Antes de la ruptura, el PP, en el caso de Enciso, se benefició de ello: abrazado a sus siglas llegó a la alcaldía de El Ejido en 1991, y de ella no se ha movido. ¿Hasta ayer?

Desde entonces, el alcalde no ha dudado en presumir de gobernar uno de los pueblos más prósperos de Andalucía. Un día se obcecó en aparejar el nombre de El Ejido a los de esas capitales de relumbrón que jalonaban la gira de "la banda más grande de la historia del rock", ya saben, los Rolling Stones. Y no paró hasta conseguirlo. Cuando lo hizo, dijo muy ufano que para el Ayuntamiento de El Ejido el desembolso no era un problema, todo lo contrario, porque las arcas municipales gozaban de una salud que permitían ese dispendio. Y Jagger y compañía jugaron en el estadio del Poli. Tal vez cantaron Compasión por el diablo. O quizá Jugando con fuego.

Premonitarias, sus Satánicas Majestades.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios