Desde mi córner

Luis Carlos Peris

En la hora de la recomposición

El Sevilla ha de taponar varias vías de agua, pero tranquiliza saber que los encargados son de toda confianza

NINGUNO se ha ido al Escalerillas, dicho sea con perdón para el tebeístico equipo. En la fuga de talentos que ha atiborrado la caja de Nervión y que ha llenado de preocupación a los que manejan la barca no hay ninguno que se haya ido a un club de medio pelo. Dos se han ido al Barcelona y uno a la Juventus. ¿Alguien duda del pedigrí de alguno de ellos? Uno es considerado como algo más que un club, mientras que el otro es la Vecchia Signora, el equipo con más seguidores de Italia. Ambos son de los más laureados del continente y la categoría de ambos explica muchas cosas, sobre todo por qué los fugados eligieron irse.

En el Sevilla, las cosas funcionan y un dato elocuente de que todo se hace según se idea es que no es, precisamente, la salvación el objetivo marcado por técnicos y dirigentes. La salvación es una meta tan mediocre que existen muchísimas posibilidades de estrellarse. Pero a lo que íbamos, que era y es el problema que puede representar la fuga de talentos que se ha dado este verano en Nervión. Con lo bien que dicen que se vive en esa acera futbolística, cómo es que se han ido tres pilares como son Alves, Keita y Poulsen. Pues por la sencilla razón que no se han ido a mejorar al Sporting o al Éibar sino al Barcelona y a la Juventus, casi nada al aparato.

Ahora hay que recomponer la cosa y aunque dinero hay sobrado para hacerlo, y también voluntad, la inquietud sube de nivel según se acerca la hora de la verdad. Ya, ya sé que tiempo hay sobrado para la recomposición, sobre todo cuando los obligados a la cosa son gente tan capacitada como la que dirige al Sevilla. Son varias e importantes las vías de agua abiertas, pero igual reconforta el hecho de que los que se fueron del Sevilla se fueron a donde se fueron como también la tranquilidad de saber que los que han de taponar esas vías son los mismos que alguna vez trajeron por tres pesetas a esos que han elegido progresar y que tan pingües beneficios dejaron.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios