La ventana

Luis Carlos Peris

La imagen más elocuente del dolor

PERDIDA la mirada, la mano cogida por las de su marido, la imagen de Eva Casanueva mueve a la conmiseración y a que esa causa común que nos enlaza con ella se haga más sólida. Cuatro meses y medio de aquel malhadado 24 de enero y el cuerpo de su hija sigue sin aparecer, qué calvario, Dios, y cómo se le refleja en su cara de dolorosa. La cara de Eva Casanueva, mirada perdida y siempre asida a su marido, es la imagen más elocuente de la desolación, del desconsuelo más atroz, de la incredulidad, incluso. Y es que resulta increíble que no se tenga norte de qué fue de su hija, dónde su cuerpo, que hasta que no se produzca el hallazgo de Marta no se tendrá constancia fiel de que ha muerto. Yo me imagino que en lo más recóndito de Eva Casanueva quedará un soplo de esperanza. Mirada perdida, mano bien agarrada a Antonio, grita que sólo quiere que aparezca su niña, ¿cabe más desconsuelo?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios