Editorial

La importancia de Marruecos

EL presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene previsto viajar el próximo viernes a la localidad marroquí de Oujda para entrevistarse con el rey Mohamed VI y el primer ministro Abbas El Fassi. Debido a las peculiares relaciones entre España y Marruecos, este país es el primero que los presidentes españoles suelen visitar después de ganar unas elecciones, aunque en esta ocasión, y por razones de agenda, no se ha podido cumplir con esta norma no escrita. A pesar de ello, la visita es de máxima importancia. Durante la anterior legislatura de Rodríguez Zapatero, los Reyes visitaron por primera vez las ciudades de Ceuta y Melilla, lo que provocó un incidente diplomático que finalmente fue resuelto con la vuelta del embajador marroquí a España. Las relaciones de vecindad con el país africano han pasado siempre por importantes altibajos, aunque la necesidad de entendimiento entre ambos ha terminado por solventar los desencuentros. Marruecos y España tienen cuantiosas relaciones comerciales. Si el país vecino exporta a la Unión Europea a través de nuestros puertos y carreteras, cada día son más los empresarios españoles -muchos de ellos, andaluces- que están invirtiendo en las zonas de expansión industrial situadas al otro lado del Estrecho. Además, Marruecos está colaborando activamente con España para controlar tanto la inmigración nacional como la de otros países africanos, de ahí que las rutas se hayan desplazado hacia Canarias. Pero casi más importante viene siendo la aportación de Marruecos en la lucha contra el terrorismo islámico, un asunto que preocupa tanto en el país vecino como en España. Interior ha detectado que las mismas rutas que emplean los traficantes de hachís hacia la península son empleadas por narcos colombianos y se teme que, en un futuro, también puedan servir como puerta de entrada al comercio ilícito de armas y de grupos terroristas. Cualquier paso que España dé en Marruecos para ayudar a este vecino a despegar de la pobreza será, además de justo, bien recibido por unas autoridades con las que es preciso continuar en la senda del entendimiento.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios